Zarracina replica a Bretón que «si uno aspira a ser gobierno la prioridad es la ciudad»

El edil del PP recuerda que pidió «por activa y por pasiva» votar en conciencia a favor de la perrera, promesa electoral del partido

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Francisco Zarracina seguía ayer profundamente indignado por la imposición de la junta gestora del PP de Avilés del voto en contra del albergue de animales en la comarca el pasado jueves. Todavía no se le había pasado el efecto de tener que rechazar una propuesta electoral del partido en Avilés «a instancias mías», que tantos desvelos y trabajo continuo le había provocado durante el último año en colaboración con el concejal socialista responsable, Miguel Ángel Balbuena.

Por eso ayer Zarracina se indignó ante las justificaciones dadas el viernes por su compañera Ana Bretón, afín de la gestora que lidera Pedro de Rueda, que negaba que la decisión fuese una imposición de la dirección regional del partido. El edil asegura que «ni fui avisado ni convocado» a la reunión del lunes, «después de que un miembro de la dirección regional hiciese un informe sobre el consorcio devaluándolo tras tener el borrador del proyecto». Censura que se convocase una reunión «después de anunciar la imposición del voto, cuando debería ser al revés» y defiende que en esa reunión «solicité por activa y por pasiva que se me dejase votar en conciencia, según se aprobó en el congreso de Madrid de febrero, reservado a temas morales».

Zarracina insistió ayer en criticar el voto en contra de uno de los principales puntos del programa electoral del PP, «porque cuando se me pidió estar en la lista electoral y yo puse tres puntos encima de la mesa, y uno y más principal fue el albergue de animales, en contra del que ahora tuve votar». El edil puntualiza a los compañeros de partido afines a la gestora que «yo no soy la alfombra del PSOE ni siento 'psoefobia' y, si pensamos un poco, si no llegamos a acuerdos con el PSOE, hay que imaginar qué vamos a hacer con IU, Somos o Ganemos, o es que no pretendemos sacar ni una sola propuesta en toda la legislatura. Cuando uno aspira a ser gobierno la prioridad son los intereses de la ciudad».

«Vine a crear un albergue de animales, a desarrollar el estatuto básico del empleado público, a mejorar la zona azul, a defender la importancia de valorar el barrio de Llaranes, la mejora del casco histórico de Avilés..., y todo ello sin complejos de con qué fuerza votamos o no, eso es lo que me transmiten los ciudadanos de Avilés, que al final de los cuatro años alguien haya mejorado la calidad de vida en la ciudad», defendió Zarracina.

Por último, defendió el cumplimiento por su parte de la «lealtad» que pidió Pedro de Rueda al asumir la presidencia de la gestora, «cosa que yo demostré ampliamente, no saliendo nunca a hablar mal de un compañero ni faltando sistemáticamente a las juntas locales como otras personas, que es su signo y que, además de votar una cosa en el pleno, salen y apoyan con su firma otra a la puerta del Ayuntamiento».

Por último, pidió «sensatez y que ya que en un Ayuntamiento se votó que sí y el otro que no, que se piense y se rectifique en el resto de ayuntamientos que falta por tomar la decisión».

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos