El Comercio
El Caso Renedo

Pérez Cueto: «Marta Renedo reconoció los hechos y me pidió muchas veces perdón»

directo

Alberto Pérez Cueto, hoy, en la Audiencia Provincial. / ÁNGELA S. CIFUENTES

  • El ex director general de Modernización relata que detectó facturas con elevadas cantidades y firmas falsificadas | Una de las mujeres que denunció que le habían suplantado la identidad asegura que la exfuncionaria la «persiguió» por Gijón | Isabel González Cachero, letrada del Principado citada como testigo, ha asegurado que «no conoció ningún expediente pagado con facturas falsas» y que la «única conversación» que mantuvo con Renedo fue para decirle que la consejera la iba a destituir

El que fuera director general de Modernización del Principado de Asturias entre 2008 y 2010, Alberto Pérez Cueto, ha declarado este martes como testigo en el juicio del 'caso Renedo' y ha manifestado que "es radical y absolutamente falso" que estuviese al tanto de lo que hacía la funcionaria y jefa de servicio Marta Renedo ni conocía que la misma hubiese creado empresas, tal y como ella declaró la pasada semana ante el Tribunal. Ha añadido que "jamás" le ordenó cometer irregularidades, tales como hacer facturas falsas o fraccionar pagos. "Orden de ejecutar el presupuesto de forma fraudulenta, jamás. Solo les pedí, sobre todo a partir de 2008, que intentasen que las facturas llegasen a tiempo antes de finalizar el año ara poder ser contabilizadas antes de cerrar el ejercicio pero jamás facturas que fueran fraudulentas", ha insistido Pérez Cueto, que más tarde volvería a insistir en que no cometió ninguna irregularidad para cuadrar presupuestos y que además negó haber declarado en la Junta General que ordenase hacer facturas falsas para liquidar crédito para el año siguiente.

  • Pérez Cueto: «Marta Renedo reconoció los hechos y me pidió muchas veces perdón»

  • La tercera jornada del juicio del 'caso Renedo', en imágenes

  • Los acusados del 'caso Renedo' contradicen en la Audiencia los contenidos de las escuchas

Pérez Cueto ha insistido en que nunca conoció la orden de pagar facturas por adelantado, por lo que desconoce por qué alguna empresa, como Igrafo, tenía saldos a su favor. "Me cuesta mucho creer lo que descubrí. Fue un shock para mí. Me cuesta entender por qué se hizo eso y por qué Renedo actuó así, y mucho más me cuenta interpretar si las empresas han sido engañadas o no. Yo me reconozco engañado", ha dicho Pérez Cueto.

El ex director general ha indicado que tenía un "trato cordial de trabajo y de confianza como con todos sus jefes de servicio", entre ellos Marta Renedo. "No la podía llamar una relación de amistad porque no iba más allá del trabajo", ha dicho Pérez Cueto, que ha indicado que era Renedo la que se encargaba de todo el proceso administrativo para contratos de menos de 18.000 euros. Pérez Cueto, que fue quien en su día denunció a Renedo, de la que él era el responsable superior ha explicado como descubrió las irregularidades que supuestamente cometió la funcionaria. Así ha indicado que fue analizando los motivos por los que la ejecución presupuestaria era más elevada de lo previsto cuando vio que había un elevado número de contratos con la empresa Implans Mounts, buena parte de ellos contratos menores por servicios. "Inicialmente pensé que se trataría de un error de contabilidad. Me llamaron la atención tantos contratos con una empresa que yo ni siquiera recordaba y que no me sonaba de nada. No me parecería sospechoso si fuesen con empresas como Igrafo o Almacenes Pumarín porque eran empresas que sabía existían", ha explicado.

fotogalería

Marta Renedo, a su llegada a los juzgados. / DAMIÁN ARIENZA

En su larga comparecencia ha añadido que al analizar los contratos y expedientes se dio cuenta de que había firmas suyas que eran falsas y otras que eran fotocomposiciones. "Cuando veo que no solo hay una irregularidad sino también firmas falsas le mandó al secretario técnico una carta para abrir un expediente. Además de comentárselo al secretario general técnico ha indicado que también lo comentó a la consejera. Ha añadido que en ese momento lo que más le dolía era que había firmas suyas falsificadas y que había más gente de la que había abusado de su confianza. "En ese momento lo que más le recriminé era cómo había sido capaz de habernos hecho eso a gente con la que no tenía enemistad alguna. Ante eso, dijo que pediría perdón y que diría la verdad", ha manifestado el ex director general.

El abogado de la defensa de Renedo, José Carlos García, ha protagonizado el interrogatorio más duro. Así le ha preguntado por lo ocurrido en el despacho de Marta Renedo una vez que la misma cesó de su puesto -un viernes- Pérez Cueto ha indicado que "sabe que el despacho pasó mucho tiempo cerrado pero no sabe cuanto se cerró", ni si alguien entró en el mismo o si estuvo vigilado. Además, García ha preguntado al testigo por algunos de los documentos aportados a la Policía y a la Fiscalía que no coinciden con los originales y le ha preguntado si ha falsificado los mismos. "Rotundamente no", ha respondido Pérez Cueto, que también ha negado que hubiese recibido instrucciones para elaborar documentos que inculpasen a Renedo.

Sin conocimiento de facturas falsas

La jornada comenzó con la comparecencia de la letrada del Principado, Isabel González Cachero, citada como testigo a petición de la defensa de Renedo. La abogada ha manifestado que "no conoció ningún expediente pagado con facturas falsas" ni tuvo nunca conocimiento de que algún consejero o director general diese la orden de pagar una factura. Ha añadido que los funcionarios saben que no se dan esas órdenes y que si las recibiesen tendrían la obligación de no cumplirla y ponerla en conocimiento de Fiscalía ya que están obligados a ello por el estatuto del funcionario público. "Nunca recibí ninguna orden de ese tipo ni conozco ningún compañero que ha haya recibido", ha reiterado la letrada del Principado.

González Cachero ha tenido que comparecer como testigo al ser llamada a declarar por la defensa de la funcionaria Marta Renedo, ya que la letrada ocupaba en 2007 el cargo de Secretaria General Técnica de la Consejería de Cultura, de la que dependía la acusada. La entonces Secretaria General Técnica de Cultura ha asegurado que "su única conversación" con la acusada Marta Renedo fue para decirle que la consejera no contaba con ella y que se la iba a destituir, "Se lo comuniqué por una cuestión de cortesía", ha añadido.

Asimismo, la abogada ha asegurado no saber "absolutamente nada" de los expedientes que tienen que ver con el centro de Belén de la Montaña (Valdés) -uno de los que se incluye en la causa- y todo lo que sabe del mismo lo conoce por la instrucción: "Mal podía velar por la legalidad de un expediente que desconocía absolutamente", ha dicho González Cachero. Ha manifestado que, al contrario de lo que declaró Marta Renedo, no existía un registro de resoluciones como tal con una regulación propia y ha insistido en su desconocimiento sobre los expedientes que se incluyen en la causa que se juzga, como por ejemplo el de la Biblioteca de El Fontán, que, según ha indicado, cuando ella llegó a Cultura ya estaba inaugurado. Además, ha asegurado que desconoce lo que hacen los consejeros o directores generales cuando asumen su cartera.

González Cachero ha indicado que no le consta que se utilizasen remanentes de Tesorería de manera inadecuada en las consejerías y ha negado que recibiese orden alguna de facturar anticipadamente algo, ni de facturar en falso para cerrar el ejercicio. A preguntas de la defensa de uno de los empresarios acusados la letrada ha indicado que desconoce como se acredita la salida de partidas de dinero por parte del Principado, ni el efectivo ni las transferencias.

A preguntas de la defensa de uno de los empresarios acusados la letrada ha indicado que desconoce como se acredita la salida de partidas de dinero por parte del Principado, ni el efectivo ni las transferencias.

Identidades suplantadas

Tras esta comparecencia, prestó testimonio la mujer cuya identidad fue suplantada por Marta Renedo para abrir cuentas privadas a las que desviaba el dinero público del Principado, Azucena Vega Fernández, quien relató cómo la exfuncionaria llegó a perseguirla para pedirle "por Dios y por sus hijos, que no la denunciase" y cómo le envió mensajes asegurándole que ella también era una víctima de la trama. A preguntas de la fiscal ha explicado que recibió una carta de Hacienda que le reclamaba 135.000 euros y días después recibió la llamada de "una señorita, una tal Marta, que dijo llamar en nombre del Principado y le habló de una confusión y de firmar unos documentos para encargarse ella de sus problemas con hacienda".

Ha insistido en que fue la acusada quien la llamó para indicarle que había habido una empresa cuyo negocio había quebrado y por eso había salido su nombre y añadió que lo de Hacienda se lo solucionaba ella. "Yo no sé como supo ella que yo había recibido una carta de Hacienda", ha dicho. "Me llamó varías veces, pero luego en lugar de Marta me dijo otro nombre y me hablaba de un error con una empresa. Le dije si era Marta, porque la voz era la misma y ella me dijo que no", ha explicado la testigo, que ha indicado que días después se enteró por Hacienda de que tenía abierta una cuenta a su nombre en Bankinter. Ha añadido que fue al banco para pedir explicaciones y el director de la oficina, Valentín Díaz Pieiga, le indicó que la cuenta había sido abierta hacía tres años por internet y que para ello no hacía falta DNI.

Ha explicado la entrevista que mantuvo con la acusada Marta Renedo en la que la funcionaria "insistía en que era un error y le pedía firmar unos documentos para arreglarlo todo". Fue entonces cuando la mujer decidió presentar una denuncia y ya en comisaría comprobó "que ya tenían allí su fotografía -la de Marta Renedo-. "Intentaba por todos los medios que yo no pusiese la denuncia y me decía que iban a rodar cabezas. A los dos días me vino a buscar a mi casa, a mi portal para pedirme por favor que no pusiera la denuncia. Yo tenía miedo. Me siguió desde mi casa hasta el Ateneo de la Calzada y pedí que llamasen al 091 porque yo estaba muy nerviosa", ha dicho. Vega ha relatado que, como consecuencia de los hechos, sufrió una crisis nerviosa que le obligó a ir al hospital.

También ha prestado declaración la hija de otra de las mujeres cuya identidad fue suplantada por Marta Renedo, Teresa P. B. que ha indicado que acudió con su madre Severina Blanco, de 96 años, a la Agencia Tributaria para pedir explicaciones por deudas que se le atribuían por prestar servicios a Almacenes Pumarín y otras empresas. "Le pedimos toda la documentación y fuimos a la Policía que nos explicó que mi madre tenía una cuenta abierta en Bankinter", ha explicado la testigo que también manifestó que recibieron en su vivienda llamadas y la visita de una señora que "se hizo pasar por abogada de los Almacenes". "En el primer momento que vi todo aquello que tenía que ver con mi madre me sentí muy mal", ha añadido la testigo nerviosa que ha explicado que su madre falleció en 2010. "Estoy nerviosa por remover todo aquello, fue terrible. Por qué hacer tanto daño a una persona de tanta edad. Desde aquello nunca fuimos igual", ha dicho la testigo que ha indicado que su madre se murió con la duda de si todo había ocurrido porque ella "le hizo firmar unos papeles".

En este sentido, ha explicado que a raíz de una minusvalía sufrida por su madre y para solicitar una ayuda a la Administración para una silla de ruedas su madre tuvo que firmar una solicitud con una documentación. "Por eso ella me decía que le hice firmar unos papeles", ha insistido entre sollozos la testigo, momentos antes de que el presidente del Tribunal ordenase hacer un receso. Otro de los testigos llamados por Fiscalía, Valentín Díaz Pieiga, director de la oficina de Bankinter en la que supuestamente Marta Renedo abrió numerosas cuentas a través de Internet. Ha explicado que les llamó la atención que una cuenta de una mujer de edad avanzada recibía transferencias importantes de dinero por parte del Principado y numerosas retiradas por cajero. Ha explicado que llamaron a Renedo para pedirle explicaciones pero "se puso nerviosa y no nos pudo aclarar mucho".

Para la jornada de hoy, la tercera de este procedimiento que se sigue en la Audiencia Provincial, están citados a declarar en calidad de testigos un total de 15 personas. Los 13 acusados por este procedimiento prestaron declaración la semana pasada. El proceso prevé la comparecencia de más de 170 testigos para esclarecer la mayor trama de corrupción descubierta en Asturias.

Directo