El Comercio
El Caso Renedo

«No es normal que un coche se pague con un talón de otra empresa»

  • Un directivo de Tartiere Auto reconoce durante el juicio del 'caso Renedo' que Otero compró dos coches pero que trató la venta con un empleado del concesionario y ha reconocido que no sabía que el talón pertenecía a APSA

Jesús F., directivo de Tartiere Auto, ha afirmado hoy en el juicio del 'caso Renedo' que "no es normal que el vehículo de una persona se pague con el talón de otra empresa", en relación a un Audi adquirido por la acusada María Jesús Otero y que apareció en la contabilidad de Almacenes Pumarín (APSA).

El directivo, que en el momento de la venta era consejero delegado de esta compañía, ha indicado que el gran número de venta de coches que realiza la empresa concesionaria no permite comprobar quién es el titular del talón aunque ha apuntado que el recibo de compra se le da siempre a aquella persona que lo entrega.

Así lo ha manifestado en la vista en la que se juzga una trama de adjudicación irregular de contratos públicos en la Administración regional, con trece acusados, entre ellos la ex directora general de Planificación de la Consejería de Educación María Jesús Otero. "A mí no se me ocurre pensar si alguien me da un talón que sea de otra persona. Los talones los ingresamos en el banco pero no sabemos su titularidad", ha subrayado el testigo llamado a declarar por la defensa de Alfonso Carlos Sánchez, gerente de Almacenes Pumarín.

Ha reconocido que en aquella época Otero compró dos coches pero que trató la venta con un empleado del concesionario y ha reconocido que no sabía que el talón pertenecía a APSA. También se le ha preguntado por la venta de una serie de vehículos comprados por APSA con talones nominales pero que eran para otras personas.

Entre ellos el Audi comprado por el ex director general de Recursos de la Consejería de Educación Arturo Verano, que declaró que lo pagó en metálico. "Era habitual que en aquella época la gente pagara los coches en metálico", ha señalado el testigo, aunque ha aseverado que "si se pago con talón" como aparece en las cuentas de APSA seguro que "no lo pago nadie más".

En el turno de testigos de la defensa de Maximino Fernández, gerente de Asac, ha declarado María Concepción Paredes, que trabajó a las órdenes de la acusada Marta Renedo y desde hace 16 años dirige el Archivo Histórico de Asturias.

Paredes ha afirmado que sabía que dos de las personas que trabajaban en el Archivo Histórico pertenecían a la empresa ASAC, aunque ha recalcado que no le "extrañó" ya que era una norma habitual en el Principado. Ha apuntado que estas contrataciones eran necesarias ante la falta de personal de la plantilla y el amplio horario del Archivo Histórico, aunque ha reconocido que ella siempre ha preferido que se contratase a interinos y no a personal de subcontratas con empresas.

Paredes ha indicado que esas dos personas contratadas a través de la empresa ASAC realizaron bien su trabajo durante el año en las que estuvieron empleadas. Ha afirmado que desconocía que una de ellas fuera cuñada del ex director general de Promoción Cultural del Principado, Carlos Madera.

En este sentido, ha señalado que no suele preguntar por sus relaciones familiares a las personas que trabajan en el Archivo y ha indicado que ella no comentó en ningún momento que fuera la cuñada de Madera. "Dios me libre de conformar una factura por un servicio que no se ha prestado", ha subrayado Paredes, que ha asegurado que en los 16 años que lleva dirigiendo el Archivo siempre se ha contratado servicios técnicos con empresas con contratos "absolutamente transparentes".