El Comercio
El Caso Renedo

Testigos de la defensa de Renedo niegan fraccionamiento de pagos y dudan de las facturas de Implannts Mounts

  • El primer testimonio de hoy ha sido el de la que fuera responsable de la Oficina Presupuestaria de la Consejería de Cultura, Paula Fernández, que ha indicado que «es totalmente mentira que se hiciesen fraccionamiento de pagos o facturas falsas»

La Sección Tercera de la Audiencia ha acogido este lunes una nueva jornada del juicio del llamado caso Renedo, en la que han prestado declaración los testigos de la defensa de Marta Renedo, la exjefa de servicio y principal imputada para la que el fiscal solicita diez años de prisión. El primer testimonio ha sido el de la que fuera responsable de la Oficina Presupuestaria de la Consejería de Cultura, Paula Fernández, que ha indicado que "es totalmente mentira que se hiciesen fraccionamiento de pagos o facturas falsas". Fernández ha explicado a preguntas de la letrada del Principado que daba traslado a la secretaria de la consejera de los estados de ejecución presupuestaria, pero ha manifestado que con esa información con códigos genéricos no permitía conocer con exactitud que partidas se destinaban a obras concretas, como el Centro Belén de la Montaña.

Otro de los testigos, un excompañero de trabajo de la acusada, Gustavo González, fue preguntado por dos facturas que el mismo conformó -una de 20.416 euros y otra de 20.700--de trabajos realizados por la empresa de Marta Renedo, Implants Mounts y que ha asegurado si se habían ejecutado, aunque no pudo asegurar que esos trabajos fuesen desarrollados por dicha empresa. Sobre una tercera factura el testigo ha indicado que duda que la firma sea la suya.

Ha añadido que las facturas que firmó lo hizo "en una situación un tanto curiosa porque Marta Renedo se las entregó mientras él estaba reunido en su despacho con otra persona, por lo que le pidió que esperase fuera". Minutos después la acusada se las dio "se puso a su lado en la mesa" y simplemente se fió de lo que su compañera le daba.

También ha corroborado que Marta Renedo era la encargada de gestionar mobiliario de varios servicios de la Consejería, tales como mesas o sillas. Además ha asegurado que "nadie le ha preparado para prestar declaración". Sobre las facturas de Marta Renedo también declaró otra de sus ex compañeras en la Dirección de Modernización, Elia López, que ha asegurado que algunas de esas facturas "el funcionario responsable de tramitarlas nunca vio el original", ya que era la acusada quien las llevaba directamente al director general y luego entregaba copia compulsada.

Por su parte María José Requejo, que fue Jefa de Servicio de Prestaciones en Servicios Sociales de 2003 a 2007, que ha explicado que para todas las subvenciones existía una comisión de valoración, no obstante al ser preguntada si una sola persona podía aprobar una resolución su respuesta fue "bueno...". En ese sentido ha indicado que a dichas comisiones de valoración el trabajo llegaba ya casi hecho en su totalidad y prácticamente lo que se hacía era ratificar los expedientes y sólo se pedían explicaciones en los casos en los que surgían dudas. Así ha indicado que, como Jefa de Servicio, Marta Renedo podría haber sido quien hacía alguna de esas valoraciones previas.

La última testigo en prestar declaración ha sido María Jesús García, que trabajó en la oficina presupuestaria de la Consejería de Administraciones Públicas que apenas ha tenido que responder a un par de preguntas. La próxima sesión se celebrará el próximo lunes 20 de junio a las 10.00 horas.