El Comercio
El Caso Renedo

Dos inspectoras de Hacienda afirman que Otero percibió más de un millón de euros de APSA

María Jesús Otero (izquierda) llega a la Audiencia Provincial para asistir a la sesión de este miércoles.
María Jesús Otero (izquierda) llega a la Audiencia Provincial para asistir a la sesión de este miércoles. / Álex Piña.
  • Las expertas declaran en el juicio por el 'caso Renedo' que el 70% de las ventas de Almacenes Pumarín estaban relacionadas con contratos de la administración y que esos gastos se debían a actividades ajenas a la razón social de la empresa

La ex directora general de Planificación, Centros e Infraestructuras en la Consejería de Educación María Jesús Otero, acusada en el 'caso Renedo', percibió más de un millón de euros de parte de Almacenes Pumarín S.A.(APSA), según han afirmado hoy dos inspectoras de Hacienda. Las funcionarias han declarado, a instancias de la Fiscalía, en el juicio de la mayor trama de corrupción destapada en Asturias, por la que hay trece procesados, para explicar el informe que realizaron tras participar en el registro efectuado en las oficinas de la empresa. La Fiscalía pide nueve años de cárcel para el gerente de APSA, Alfonso Carlos Sánchez, acusado de cohecho y falsificación, entre otros delitos.

Las inspectores de Hacienda han dicho que funcionarios y personas relacionadas con las administraciones públicas fueron los "beneficiados" de los pagos efectuados por APSA, entre ellos, Marta Renedo Avilés. Han indicado que el 70% de las ventas de APSA estaban relacionadas con contratos con las administraciones públicas y que en su investigación pudieron deducir que estos gastos eran por actividades ajenas a la razón social de la empresa.

Las funcionarias han confirmado que APSA realizó pagos a las empresas hosteleras de Otero en Llanes por servicios de alquiler y los contabilizó como compras. Han precisado que estos pagos no se abonaron a través de una cuenta de tesorería sino que la empresa usó la cuenta que denominaba "acreedores nacionales", en la que recogía todas las facturas "falsas" que no correspondían a prestaciones de servicios. También se ha referido a 18 viajes contratados para Eroski por unos 200.000 euros que APSA pagó para beneficio de Otero y sus familiares.

También fueron pagadas por esta empresa, según las testigos, las facturas de una empresa de decoración por un trabajo realizado en un piso de Llanes y las de las compras de paños de cocina y mandiles para los apartamentos de Otero.

En relación a la empresa Geogal, fundada por Ernesto Iglesias, han apuntado que APSA pagó unas máquinas para hacer sondeos y que encontraron un documento de reconocimiento de una deuda del hijo del exconsejero de Educación de 115.000 euros a esta empresa.

En relación a Renedo, han explicado que los representantes de la Agrupación Deportiva Baloncesto Avilés no les supieron dar explicaciones de los 50.000 euros donados por APSA como patrocinio, que en ningún caso repercutió en un beneficio publicitario para Almacenes Pumarín, según han recalcado las funcionarias.

Han puntualizado que en la asociación de deportiva no les pudieron aclarar este patrocinio ya que, según les reconocieron, no disponían de ningún tipo de documentación sobre ello.

A preguntas de las defensas, las inspectoras han reconocido que no han tenido acceso a las cuentas de Otero y otros acusados beneficiados por los pagos de APSA para poder contrastar los pagos, pero han apuntado que su competencia se adscribía a los datos recabados en el registro en la empresa.