El Comercio
El Caso Renedo

La Audiencia revoca la multa de 4,5 millones al empresario de APSA

Alfonso Sánchez, junto a su letrado Javier Díaz Dapena.
Alfonso Sánchez, junto a su letrado Javier Díaz Dapena. / DANIEL MORA
  • Le estima no culpable de la quiebra de una de las empresas del 'caso Renedo', pero confirma la pena de siete años de prisión por el delito fiscal

Alfonso Carlos Sánchez Sánchez, el empresario que heredó de su padre la dirección de Almacenes Pumarín S. A. (APSA) y al que le tocó lidiar con el estallido del 'caso Renedo', tiene un motivo para el alivio. La Audiencia Provincial acaba de estimar parcialmente su recurso contra la sentencia que le condenaba a pagar 4,5 millones por la quiebra de la sociedad, con lo que queda exento de dicho abono.

Esta indemnización había sido acordada por el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Gijón, atendiendo al criterio del fiscal y en contra del propio administrador concursal. El fallo sostenía que Basai Concept, la marca heredera de APSA, era insolvente al menos desde principios de 2013, a pesar de lo cual su dueño trató de mantener a flote la actividad unos meses más, agravando las consecuencias. La Audiencia revoca ahora la sentencia al entender que el concurso no fue culpable, y por tanto, a la penalidad de perder la compañía por la que ganó el premio de 'Empresario Siglo XXI', no cabe añadir la de responder con su patrimonio personal.

Cabe recordar que Sánchez tiene todos sus bienes intervenidos, depositó 300.000 euros para quedar en libertad provisional, y en sede judicial ha reconocido padecer «una situación humillante», al carecer de derecho al paro y tener que recurrir a sus familiares para salir adelante.

El empresario está a la espera de la sentencia por el proceso principal del 'caso Renedo', que será dictada en las próximas semanas. En ella la fiscal pide que se le condene a nueve años de prisión y el pago de 1,9 millones por los delitos de falsificación, cohecho y cooperación al fraude.

Caso de prosperar, las penas se acumularían a las que ya soporta por el delito fiscal en el que fue sorprendido. La Audiencia Provincial tiene ratificada la condena que recibió en primera instancia de siete años y nueve meses de privación de libertad, y multa de 2,1 millones. Sánchez se encuentra pendiente de concretar la ejecución de la pena. Analizados individualmente, ninguno de sus delitos fiscales le suponían más de dos años de privación de libertad, circunstancia que con el Código Penal en la mano permite la suspensión provisional de la misma.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate