De estudiantes a marineros en un día

La tripulación enseña las tareas propias de la mar a los alumnos.
La tripulación enseña las tareas propias de la mar a los alumnos.

El 'Creoula' se acerca a Málaga con sus 39 alumnos volcados con las tareas de la navegación

ÓSCAR PANDIELLO A BORDO DEL 'CREOULA'.

Cuando el 'Creoula' despliega sus velas, pocos quedan indiferentes al espectáculo. Ya sea los alumnos del buque, que ya ayudaron en su segundo día a bordo a arriar velas junto a la tripulación; o bien a los habitantes y turistas alojados en Ibiza, que pudieron disfrutar del buque-escuela portugués hacia su paso hacia Mallorca. Así se hizo durante la primera jornada de navegación íntegra jueves: a toda vela, con dirección noreste y con un Mediterráneo manso durante todo el día. El camino escogido para llegar a Porto Pi, primera escala del curso, fue Es Freus, uno de los pasos «más míticos» de la navegación española. Situado entre Ibiza y Formentera, el estrecho no es navegable durante parte del año debido a los islotes, rocas y peligros ocultos que esconde la zona. «Hace no mucho un ferry encalló por aquí, hay que ser muy preciso», afirmó un miembro de la guarnición lusa.

Por megafonía sonó la 'Salve Marinera', uno de los himnos de la Armada española desde hace décadas. También en el horizonte se dibujó la silueta de la isla de Es Vedrá, una de las pequeñas islas ibicencas que acumula siglos de leyendas y misterios. «Dicen, de hecho, que las sirenas de 'La Odisea' salieron de esa isla», explica Pachu Díez, director de colegio, marinero y uno de los 39 pupilos que este año integra el 'Creoula'.

El calor no da tregua ni a alumnos ni a marinos en el Mediterráneo. Las mínimas no bajan de 20 grados. Y al calor no le importa que sea turno de guardia, limpieza de los baños o asistencia en cocina. Hay quien incluso sube el saco de dormir a cubierta para disfrutar de la brisa.

A primera hora del viernes el 'Creoula' llegó a su primer destino. Porto Pi recibió a la tripulación con los brazos abiertos y una interesante historia. Su faro, tercero más antiguo del mundo, funciona desde 1300 y ha servido para que miles de marineros sigan su ruta por el Mediterráneo. Así lo explicó el responsable de relaciones públicas del puerto, que guió a la expedición hispano-portuguesa por los entresijos de la construcción, de sus luces y de las familias que lo habitaron.

El próximo objetivo, Málaga, ya asoma en el horizonte. La previsión es recalar hoy.

Fotos

Vídeos