El Comercio

La UE equipara a los editores de prensa con otras industrias culturales

  • Al igual que el cine o la música, Bruselas reconoce la potestad legal de reclamar los derechos de autor a aquellas webs que usen textos informativos

La Comisión Europea decidió ayer jugar con los tiempos y aprovechar la comparecencia de Jean-Claude Juncker en el Parlamento para explicar el convulso estado de la Unión, con las crisis de los refugiados y el 'Brexit' amenazando. Una oportunidad para anunciar inversiones y medidas, como una reforma de los derechos de autor que se adecuen a las nuevas tecnologías y al siglo XXI. Unos cambios, enmarcados en la Estrategia para el Mercado Único Digital, que pretenden establecer «un marco de derechos de autor estimulante y equitativo, que recompensa la inversión», según explicó Günther H. Oettinger, comisario de Economía y Sociedad Digitales. Entre estas modificaciones, destaca la equiparación de los editores a otras industrias culturales. En la propuesta de la Comisión, se señala que tendrán el derecho a reclamar a plataformas y páginas 'online' ciertas compensaciones por el uso de fragmentos informativos en sus espacios.

Lugares que pueden ser agregadores de noticias, webs, plataformas de contenidos o redes sociales. Es decir: una propuesta mucho más amplia que la legislación actual española, que solo habla de agregadores de noticias.

Quedan fuera de esta reclamación -un derecho al que los editores también pueden renunciar si lo desean- los enlaces a otras páginas, los famosos 'links'. Este nuevo derecho para los editores, indica la Comisión, es «similar al que ya existe en el Derecho de la UE para los productores de películas, los productores de grabaciones (fonogramas) y otros agentes de las industrias creativas, como los organismos de radiodifusión».

Este nuevo derecho reconoce el «importante papel que desempeñan los editores al invertir en contenidos periodísticos de calidad y crearlos». La Comisión considera que en el momento en que sean reconocidos jurídicamente los editores como titulares de derecho, «se encontrarán en una mejor posición para negociar el uso de sus servicios en línea» además de para luchar contra la piratería.