El Comercio

El Premio Serondaya de Cultura 2016 reconoce al Museo del Pueblo de Asturias

Hórreos del Museo del Pueblo de Asturias.
Hórreos del Museo del Pueblo de Asturias. / LUIS SEVILLA
  • Su labor de difusión, conservación y estudio de la memoria popular le sube al palmarés de los galardones patrocinados por EL COMERCIO

El Museo del Pueblo de Asturias, por cuyas salas y voluntades está a punto de pasar medio siglo (se fundó en 1968), fue proclamado ayer Premio Serondaya de la Cultura 2016. Un título que cuenta con el patrocinio de EL COMERCIO y reconoce su labor efectiva y constante en favor del patrimonio. Así lo advierte en su acta el jurado que falló en su beneficio, formado por Javier García Palacios, Fulgencio Argüelles Tuñón, Ismael González Arias, José Antonio García Prieto 'Llonguera', Jorge Enrique Maojo y Jesús Fernández.

Todos están convencidos de que el museo gijonés, constituido en cabecera de todos los equipamientos etnográficos de Asturias, desempeña un encomiable trabajo en lo que se refiere a la «conservación, estudio y difusión de la memoria popular asturiana».

Destaca también el jurado su labor de recopilación de todo tipo de material etnográfico, principalmente fotográfico -su Fototeca es admirable fuera de Asturias-, pero también de carteles, catálogos y documentos públicos y privados, capaces de narrar periodos completos de nuestra historia.

Destaca asimismo entre los méritos del museo ahora premiado con el Serondaya de Cultura la reunión de gaitas del mundo, así como de otros instrumentos. Son muy respetadas a nivel investigador las grabaciones de voces y cantares y los diversos testimonios.

Los datos que aporta todo ese material «han servido tanto para la reconstrucción de la vida cotidiana como de los momentos cruciales del pasado. Ya sea de un pueblo, una familia notable o una sociedad completa. Tiene especial interés las historias que cuentan sus colecciones sobre la emigración, el exilio, la pérdida de seres queridos, la enfermedad, el amor, el servicio militar o la guerra.

Con el aplauso a esos logros, el jurado valora de manera extraordinaria los planes del museo «para la puesta a disposición constante y pública de todos sus contenidos que han servido y sirven para impulsar y facilitar numerosas investigaciones referidas a las diferentes manifestaciones de las ciencias de la cultura Humana, de la historia, de las artes y de la literatura».

Gestado en 1968, por iniciativa del Ayuntamiento y la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Gijón, «inspirándose en los museos etnográficos al aire libre que existían en Europa desde finales del siglo XIX», el del Pueblo de Asturias inició su colección con «algunos hórreos y paneras de los siglos XVII al XIX trasladados desde las parroquias de Veriña y San Andrés de los Tacones, cuyas caserías habían sido expropiadas para construir la factoría siderúrgica Uninsa».

Escultura de Llonguera

Entre 1970 y 1975, se trajeron al museo dos casas hidalgas: la Casa de los Valdés (Candás, siglo XVII) y la Casa de los González de la Vega (Serín, Gijón, 1757). A su alrededor, se construyeron una casa campesina, un mazo para trabajar el hierro, un lagar de sidra y una bolera para la modalidad de «cuatreada». En 1975, sufrió una situación de abandono, que se prolongó una década. En 1985, la Fundación Municipal de Cultura asumió su gestión, comenzando un programa de reformas y una intensa política de adquisición de fondos. En 1992, se instaló el Museo de la Gaita en la Casa de los González de la Vega y, en 1994, se incorporó el recinto el Pabellón de Asturias de la Exposición Universal de Sevilla de 1992, hoy sede principal del equipamiento.

El premio, con el que se abre el palmarés de este año y que consiste en una escultura en bronce del artista Llonguera, que hace referencia a las artes y a las ciencias de la cultura, será entregado a los representantes del equipamiento galardonado y del Ayuntamiento de Gijón en un acto que tendrá lugar en la localidad mierense de Cenera, el 21 de octubre, dentro de la programación de la Fiesta de la Serondaya, que cada año organiza la asociación cultural del mismo nombre y que es la fiesta del maíz, la manzana y la castaña.