El Comercio

«Necesitamos recuperar el sentido humano de las cosas»

Laura María Ruiz.
Laura María Ruiz. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • «Vivimos en un mundo en el que estamos olvidando lo importante: sentarse a ver el mar, tomar un café con la familia o pensar en el amor y las cosas bonitas»

  • Laura María Ruiz Rivas Premio de Relato Luis Adaro

Laura María Ruiz Rivas (Torrelavega, 1966) acaba de recibir, en una cena de gala destinada a recaudar fondos para la Cocina Económica, el X Premio de Relato Luis Adaro de la Asociación de Escritores Nobeles por su obra 'Imprecisa y fugaz'. Psicóloga de profesión, la autora cántabra afirma que con sus textos busca «sensibilizar y hacer pensar» al lector.

¿Qué ha querido contar en 'Imprecisa y fugaz'?

Habla de la vulnerabilidad humana, de esas veces en que sentimos que nos ocurren tragedias que trastocan la vida y te hacen replantearte las cosas. Mi relato habla también de cómo el ser humano, aún en las situaciones más devastadoras, es capaz de recomponerse y salir adelante.

¿La función del escritor es desvelar esas tramas del horror cotidiano?

Depende de lo que cada escritor quiera transmitir. En mi caso intento, remover, sensibilizar, hacer pensar y bajar a la tierra a quien lea. Vivimos en un mundo en el que estamos olvidando lo importante: sentarse en una roca a ver el mar, tomarse un café con la familia, pensar en el amor y en las cosas bonitas. Todo eso que en cualquier momento se puede venir al traste. Mi intención es acercarme al sufrimiento humano, porque a todos nos suceden esas tragedias cotidianas.

¿Es lo que busca usted en sus textos?

La literatura tiene diferentes funciones. Para un relato destinado a un premio escribes con un objetivo y tratas de ser original y sensibilizar. La gente, cuando quiere leer, busca salir de la tragedia humana cotidiana, vivir una aventura o una personalidad diferente, disfrutar. Escribo y sobre todo leo literatura infantil y me encanta la inyección de optimismo que dan esos relatos. En cada caso se busca algo distinto.

Como escritora, ¿cuáles serían sus referentes literarios?

No quiero tenerlos. Todos los autores nos aportan cosas: a mí me encantan Isabel Allende y también Pérez-Reverte, pero quiero que me encanten todos. Cada uno tiene su propia personalidad, como ocurre con todos los seres humanos, y en ella un mundo único y rico.

¿Con qué le gustaría que se quedasen los lectores de sus relatos?

Tal vez con la necesidad de recuperar el sentido humano de las cosas, expresar sentimientos, vivir sentimientos, disfrutar de la vida y además sentarte a pensar un poco para que no te equivoques de camino.

¿Qué supone este premio?

Un acicate muy importante ver que le gusta a la gente lo que escribes y que le llega. Es decir lo que pretendías y que, sin ser experta en ello, porque mi profesión es la psicología, se reconozca que lo has hecho bien y eso es un estímulo siempre.

¿La psicología le ayuda a la hora de escribir?

Son campos muy distintos, aunque tienen en común su invitación a reflexionar y a profundizar en la realidad.