El Comercio

La interinidad del Gobierno dificulta el relevo de Víctor García de la Concha en el Cervantes

  • Con un presupuesto de 115,36 millones de euros para 2016 -solo un 0,4 % más que en 2015-, el Cervantes se propone abrir sede en El Aaiún y reabrir la de Nador, ambas en Marruecos

La interinidad del Gobierno ralentiza los modestos planes de expansión del Instituto Cervantes. También el relevo de su director, el asturiano Víctor García de la Concha, cuyo compromiso de permanencia en el cargo se agotó en diciembre y que no está dispuesto a repetir mandato. Así lo reconoció el máximo responsable de la institución que desde hace cinco lustros vela por la difusión de nuestro idioma en el mundo y que presentó este martes el balance del último ejercicio a los Reyes.

Con un presupuesto de 115,36 millones de euros para 2016 -solo un 0,4 % más que en 2015-, el Cervantes se propone abrir sede en El Aaiún y reabrir la de Nador, ambas en Marruecos. También redefinir una estrategia territorial esbozada en un Plan Estratégico 2017-2019 y que aboga por una atención primordial a Asia y África, las regiones donde más crece la demanda de aprendizaje del español. Pero habrá que esperar al nuevo Gobierno para que tanto el plan de actuación como la apertura de nuevas sedes se apruebe en Consejo de Ministros. El nuevo Ejecutivo deberá aprobar también el nombramiento del sucesor de García de la Concha al frente de la institución. «Con casi 83 años me toca salir de aquí», dijo poco antes de la reunión del Patronato.