El Comercio

Ford y Beard, unidos en las firmas y el 'paseo de la fama'

Colas para conseguir una firma de Ford.
Colas para conseguir una firma de Ford. / PABLO LORENZANA

«Oh, my God. Esto es honor. Es mejor que tener una estatua como Woody Allen. It's lovely». Entre bromas y veras se unió ayer Richard Ford al 'paseo de la fama' que acaba de inaugurarse en el Campus del Milán, donde colocó su mano sobre la placa con su nombre instalada en el camino que conduce a la Biblioteca de Humanidades.

El escritor estadounidense -que tuvo como espectador de excepción y casi de incógnito de su mesa redonda, titulada 'A love for words', al fotógrafo James Nachtwey - se unió así a la historiadora Mary Beard, con la que, además, compartió sesión de firmas en la ovetense librería Cervantes. Aunque eso sí: ella por la mañana y él a primera hora de la tarde.

Allí se dieron un nuevo baño de masas dos de los premiados más fotografiados de esta edición de los Premios Princesa de Asturias. Y, desde luego, dos de los más dispuestos a participar desde todos los ángulos de la experiencia.