El Comercio

Reina de las preguntas

Los Reyes, con los Premios Fin de Carrera y el rector de la Universidad de Oviedo.
Los Reyes, con los Premios Fin de Carrera y el rector de la Universidad de Oviedo. / JUAN CARLOS ROMÁN
  • Alejandro Mieres acaparó toda la atención durante un encuentro en el que hubo mucha curiosidad y «mucho cachondeo»

  • Don Felipe y doña Letizia recibieron en audiencia a las Medallas del Principado y a los Premios Fin de Carrera

Doña Letizia quiere saber. Y esa curiosidad innata y proverbial que la llevó por la senda de la comunicación pública antes de convertirse en Reina de España fue ayer el hilo conductor de las dos audiencias programadas en el Salón de Consejos del Hotel de la Reconquista.

La primera dio comienzo, con extrema puntualidad, a las 11.20 horas, cuando los Reyes accedieron al salón para recibir a los galardonados con las Medallas de Asturias de este año.

El presidente del Principado, Javier Fernández -de un tiempo a esta parte, hombre omnipresente- les acompañaba, pero la verdadera protagonista del encuentro fue doña Letizia, que, según desveló luego Miquel Molins i Nubiola, presidente de la Fundación Banco Sabadell, «ejerció como una auténtica periodista, haciendo preguntas a todos los premiados, e incluso se refirió a su etapa como becaria durante los veranos».

Ella, y el pintor Alejandro Mieres, genio y figura, boina y bastón, que provocó más de una risa con la espontaneidad de sus respuestas. «Me preguntó mucho, mucho. Por la familia, por los hijos, por si tenía nietos, por si había más gente en la familia que pintase, por si todavía pintaba, por si todavía iba a museos o por si tenía ahora alguna exposición abierta. Mucho y con sentido del humor. Parecen buena gente», resumía al término de la reunión el artista, que respondió que tenía «cuatro nietos o algo así», que en su época le había gustado mucho «zascandilear por Madrid», que siempre le motiva «una chica guapa» y que pinta todo lo que puede.

«Casi me hizo una entrevista y hubo mucho cachondeo», desvelaron Mieres y su hija Lourdes, que confirmó que «ella habla mucho» mientras que el Rey es más de escuchar, al igual que hizo el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, que acompañó a los 45 alumnos galardonados con Premio Fin de Carrera a la segunda audiencia.

A ellos, los Reyes «les comentaron que encontrar trabajo en Asturias es una suerte y está muy bien, pero que también hay oportunidades fuera de España. Les han dicho que después se pueden plantear volver, pero que también es enriquecedor tener un trabajo fuera. Hablaron, además, de las dificultades económicas que tienen algunos para pagarse sus matrículas y de que es una pena que perdamos recursos humanos porque los programas de investigación tienen cada vez menos fondos».

De lo que no hablaron fue de que hubo al menos tres estudiantes de premio que se negaron a asistir por alegar que muchos de los miembros del Patronato de la Fundación pertenecen a las «élites económicas y empresariales» que «han contribuido activamente al crecimiento de las desigualdades sociales».

Y al rector no le pareció mal: «Yo no lo veo extraordinario. Ni asistir ni no asistir. Me parece bien que usen esa libertad de no acudir». Eso sí: les dijo a los Reyes que «ojalá los ministros fuesen como ellos».