El Comercio

Los Serondaya abren su palmarés con un premio a una bodega biodinámica

Luis Alberto Martínez Abascal, Ángel M. González, Celestino Riestra, Javier García Palacios, Fulgencio Argüelles, Elvira Fernández y Queta Gutiérrez.
Luis Alberto Martínez Abascal, Ángel M. González, Celestino Riestra, Javier García Palacios, Fulgencio Argüelles, Elvira Fernández y Queta Gutiérrez. / JUAN CARLOS ROMÁN
  • El certamen convocado por la asociación de Cenera levantó el telón con el galardón de Gastronomía, concedido al Lagar de Sabariz

En la tarde de ayer se dio a conocer el primero de los galardones, en su especialidad de Gastronomía, que corresponden a la quinta edición de los Premios Serondaya a la Innovación, instituidos por la asociación del mismo nombre que radica en el valle mierense de Cenera. Una convocatoria en la que colabora el diario EL COMERCIO y que cada año suma un prestigio creciente. En fechas próximas, se fallarán los de Artes, Letras y Ciencias de la Cultura Humana.

En el apartado que ayer vio la luz, el acuerdo tomado se suscribió en los siguientes términos por los miembros del jurado: «Conceder el Premio Serondaya a la Innovación Cultural 2016, en la categoría de Gastronomía al Lagar de Sabariz, que elabora el vino A Pita Cega, de Pilar Higuero, en la localidad ourensana de San Amaro, por el proceso utilizado en la elaboración del vino basado en la Cultura Biodinámica, como una búsqueda del equilibrio entre el suelo y el entorno natural, y la vid. Para conseguir este equilibrio se trata la cepa con infusiones de hierbas del propio terreno y se rodea el viñedo de plantas que preservan la biodiversidad, evitando así los perjuicios sobre la uva. Lagar Sabariz convierte el paisaje en cultura y sus vinos alcanzan la honestidad haciendo que sean siempre expresión de los minerales de la tierra y reflejo del año. El jurado por unanimidad entiende que Pilar Higuera ha puesto en marcha un proceso innovador, valiente y armónico».

El jurado de Gastronomía estuvo compuesto por Celestino Riestra Váquez, que ejerció de presidente; Elvira Fernández García (El Llar de Viri), Esther Manzano (La Salgar), Luis Alberto Martínez Abascal (Casa Fermín), Ángel M. González (director adjunto de EL COMERCIO), la gastrónoma Queta Gutiérrez Tuñón y Javier García Palacios, presidente de Serondaya. Actuó como secretario, con voz y sin voto, el impulsor y coordinador de los premios, Fulgencio Argüelles Tuñón.

Entre los finalistas, con méritos indiscutibles, también estuvieron la quesería artesanal de Pravia Rey Silo, representada por Pascual Cabaño; la explotación agrícola y ecológica, dedicada a la elaboración y también a la comercialización Los Arándanos, a cuyo frente está Virginia Ruiz; Sidra de Asturias, tras cuya denominación comparecen 22 llagares y doscientos setenta y ocho productores; la Escuela de Hostelería del IES Valle de Aller y, finalmente, una firma conocida de todos los asturianos, cuya rúbrica es la de Marcelo Conrado Antón, santo y seña de dos restaurantes emblemáticos de Oviedo, Casa Conrado y La Goleta.

A Pita Cega se suma a un palmarés al que en el pasado año se unió Conservas Agromar.