El Comercio

La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente entra en concurso de acreedores

  • Por el momento está a la espera de que sea oficialmente amparada por el juez y se nombre administrador para intentar negociar con los acreedores

La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente no vive su mejor momento. Está a las puertas del cierre debido a unos graves problemas económicos que han provocado que su máxima responsable, Odile, hija del naturalista, haya presentado una demanda para entrar en un proceso concursal.

Por el momento está a la espera de que sea oficialmente amparada por el juez y se nombre administrador para intentar negociar con los acreedores. En este caso con el acreedor casi único que es el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con quien la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente suscribió, dentro del Programa Avanza 2, un proyecto tecnológico que implicaba el pago de una subvención y adquirir un préstamo.

Por él, la fundación tiene que devolver 180.000 euros al año en préstamos al Ministerio de Industria durante una década ya que la entidad acudió a tres convocatorias de este proyecto para lanzar Mitierramaps.com. «El préstamo fue una inversión que en su momento se vio viable tanto por las administraciones públicas como por los profesionales, pero que a día de hoy no es viable, principalmente porque una ONG no genera beneficios, y las ayudas no pueden generar pagos por tanto valor», apunta Odile Rodríguez de la Fuente.

No es su único problema. A esta deuda se une el impedimento de que la fundación aún está pendiente del cobrar 500.000 euros de proyectos ya ejecutados y justificados desarrolladas con Imelsa, entidad salpicada por los escándalos de corrupción en la Comunidad Valenciana, y pagos pendientes de la Unión Europea. Más de un año de retraso llevan estos pagos, por lo que han retrasado el ritmo de toda la organización.

«Haber llegado a esta situación es una noticia triste, que vivo como un fracaso personal. Podríamos haber solucionado el problema recurriendo a entidades privadas, pero tanto mi familia como yo pensamos que el legado de mi padre es algo institucional, y preferimos un cierre digno logrando que quede todo intacto, que venderlo al mejor postor, pensamos que lo mejor es que quede intacto», explica la directora de la fundación.

Creada en el año 2004 con el objetivo de mantener y difundir el legado del naturalista, fallecido en 1980, a día de hoy de su estructura tan solo queda Odile, su directora. Por el momento, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente mantiene una mínima actividad.