Sin fanfarria en directo por la incompatibilidad de los músicos

  • Genaro Alonso ha mostrado su disposición a buscar a una salida a la problemática que impide a los profesores de música desarrollar con libertad sus carreras artísticas fuera de las aulas

Cuando el año pasado sonaron las fanfarrias que reciben a los premiados en el Teatro Campoamor, que se acercan al escenario bajo los acordes de 'Ayres for cornetts & sagbuts', de John Adson, la música no era en directo, tal y como venía sucedienco en las ediciones anteriores. El detalle pasó inadvertido, pero ayer se supo cuál había sido la razón de ese pequeño cambio. No fue por cuestiones económicas, ni tampoco una decisión premeditada. La Fundación Princesa se vio forzada a última hora a 'enlatar' la música porque los profesionales que iban a tocar se toparon de frente con la incompatibilidad que se les planteaba desde la Consejería de Educación, pues al ser algunos profesores del Conservatorio, si querían actuar en ese acto -unos siete minutos de trabajo- deberían renunciar a su puesto docente. Una situación que medio año después sigue sin solucionarse, a pesar de que el consejero Genaro Alonso ha mostrado su disposición a buscar a una salida a esa problemática que, basada en una ley obsoleta, impide a los profesores de música desarrollar con libertad sus carreras artísticas fuera de las aulas, bien como intérpretes o como directores musicales al frente de formaciones. «Esta circunstancia impidió que la música fuese en directo en la última ceremonia, y también nos causa problemas a la hora de organizar las actividades musicales y los Cursos de Verano», reconoció Teresa Sanjurjo ayer ante los periodistas.