El Comercio

Los trece españoles que vigilan las ondas desde la Universidad de las Islas Baleares

Integrantes del grupo español de LIGO, con base en la Universidad de las          Islas Baleares.
Integrantes del grupo español de LIGO, con base en la Universidad de las Islas Baleares. / E. C.

La Colaboración Científica LIGO, que agrupa a más de un millar de investigadores de 18 países, tiene también presencia en España. Es en la Universidad de Baleares donde se ubica el grupo liderado por la física Alicia Sintes, que trabaja en el proyecto desde el año 1997 cuando se creó. Ella era entonces una postdoct en Alemania. En 2002 obtuvo plaza en la Universidad de Baleares y desde entonces es allí donde se trabaja en la línea de investigación que acaba de recibir el Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica. «Trece de nosotros somos los componentes de la colaboración Científica LIGO», relata la profesora, que explica que a lo largo de los años han sido muchos los investigadores españoles implicados. Y en realidad son ahora mismo más de 13, porque algunos más se encuentran trabajando en otros centros internacionales.

Su misión no es otra que buscar ondas gravitacionales, estrellas de neutrones, agujeros negros y, además, realizan todo el modelaje computacional necesario para poder crear catálogos que permitan ejecutar esas búsquedas. Es trabajar con superordenadores, buscar, encontrar, realizar simulaciones numéricas... Porque además de estudiar los datos captados por los dos observatorios LIGO que existen en Estados Unidos, y que son los instrumentos ópticos más sofisticados jamás creados por el hombre, luego los investigadores han de desarrollar algoritmos para tratar esos datos y obtener información de ellos. Un proceso tan complejo como emocionante que va dando cada vez más frutos. «Los instrumentos se van mejorando continuamente y a la vez vamos mejorando la forma en que podemos analizar esos datos», señala Sintes. Y esa información que parece tan fría y lejana no deja de ser el origen de todo, las respuestas que avanzan una nueva era: «Las ondas gravitacionales son las nuevas mensajeras del universo. En unos años podemos obtener información sobre el universo primitivo». Las ondas electromagnéticas han sido hasta ahora la forma de obtener información. Las gravitacionales abren ahora una puerta inédita.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate