Ángel de la Calle revisita a Hugo Pratt

Ilustración que se emplea para la portada del libro. /  © CONG S.A.
Ilustración que se emplea para la portada del libro. / © CONG S.A.

Se revelan aspectos desconocidos de su vida y obra, como su forma trabajar, por qué era masón y las razones por las que le acusaron de haber sido fascista El historietista gijonés corrige y amplía su biografía del autor de 'Corto Maltés' con material inédito

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Once años después, vuelve a las librerías 'Hugo Pratt, la mano de Dios' (Dolmen), un libro con la firma del asturiano Ángel de la Calle, director de contenidos de la Semana Negra, que se adentra en la vida y obra del autor de 'Corto Maltés' ('Corto Maltese' en su versión original). Es viva historia del cómic del siglo XX y llega esta revisión no por capricho, sino por la necesidad de actualizar el trabajo con la aparición de nuevos datos sobre Pratt (Italia, 1927-Suiza, 1995). Un capítulo completo se incorpora y se funden en el texto un sinfín de añadidos. «Desde la primera edición han pasado once años y han aparecido muchos datos desconocidos. Y esos datos han ido engrosando los primeros capítulos», apunta De la Calle, que revela cómo durante este tiempo se encontraron obras perdidas de Pratt y muchos de sus editores, colaboradores y amigos comenzaron a contar historias inéditas hasta ahora: «Cómo trabajaba, por qué sus cambios de residencia, cuánto cobraba por página en algunas ocasiones, por qué era masón, por qué le acusaban de haber sido fascista», son algunas de las interrogantes que se desvelan en el nuevo volumen.

El trabajo de De la Calle para trazar la más certera biografía de Pratt ha sido «de hormiguita», de preguntar, leerlo todo, visitar todas las exposiciones de originales que se han ido haciendo sobre su obra en Italia y Francia hasta conseguir no solo todos los detalles de su peripecia vital, sino también materiales desconocidos hasta la fecha. «Hay algunas páginas que dejó sin acabar del último Corto Maltese que no vio la luz», explica el autor, que recoge también algunas páginas censuradas de su obra.

Sostiene De la Calle en la introducción de su libro que, para el universo del cómic, el XX fue el siglo de Pratt. ¿Por qué atribuirle semejante mérito al escritor y dibujante veneciano que desde la II Guerra Mundial hasta su muerte desarrolló todas las facetas del oficio de dibujante? «Representa, quizá mejor que nadie, lo que el devenir del formato cómic fue en el siglo pasado». Fue un personaje clave en la evolución del género capaz de vivir instalado en una permanente ambivalencia: realista y esotérico, culto y popular, tradicional y novedoso... Fue él, detalla De la Calle, quien en 1967, con 'Una batalla del mare salato', se introdujo en lo que con el tiempo se acabó bautizando como novela gráfica, y consiguió que su Corto Maltese se convirtiera en icono de la cultura visual. Un Maradona del cómic capaz de vender miles de ejemplares y ser al tiempo un autor de culto.

Lector voraz, amante de los libros y el cine, de los viajes, de las aventuras y de la vida misma, logró Pratt la admiración de los intelectuales y los lectores corrientes. De la Calle tuvo ocasión de compartir charla con él en tres ocasiones. La primera de ellas, y la más importante, fue en Gijón en el año 1978, cuando visitó el Festival de Cine.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos