El Comercio

Un lenguaje propio

Job Sánchez en plena visita guiada por la sala Borrón, donde expone 'Sintaxis'.
Job Sánchez en plena visita guiada por la sala Borrón, donde expone 'Sintaxis'. / MARIO ROJAS
  • El artista Job Sánchez ejerce de guía de su proyecto 'Sintaxis', beca AlNorte 2014, en la Sala Borrón

El estudio sirve de laboratorio, pero la obra no adquiere sentido hasta que adquiere un lugar donde plasmarse. Esto es lo que ocurre con 'Sintaxis', el proyecto del artista Job Sánchez, que le ha servido para hacerse con la beca AlNorte 2014. Ayer Sánchez ejerció de guía de su muestra en la Sala Borrón, un recorrido por cuatro piezas, que conforman un lenguaje propio.

El sistema isométrico se convierte en el protagonista. La primera de las paradas representa el código del lenguaje. Con el lápiz , Sánchez refleja directamente sobre la pared diferentes tonos de grises y texturas. En la segunda pieza, sin embargo, ya aparece el color y las formas empiezan a enredarse unas con otras, como en una especie de narración, con la que el autor siempre trabaja.

Después, toca detenerse ante un árbol o red. Es turno de la sintaxis del lenguaje. «Es como una especie de análisis de oraciones sintácticas, pero donde no hay núcleo, donde todas las partes tienen la misma relevancia», explica Job Sánchez. El público encuentra en la pared un laberinto, un tejido o el perfil de un edificio. «Da lugar a muchas lecturas posibles».

La última parada son 12 combinaciones, colocadas en horizontal «para reforzar una vez más la narratividad». En todas ellas, se observa la importancia de «lo íntimo hacia lo privado o lo local sobre lo global», que sirve para cerrar el trabajo de todo un año de proyecto.

Para la muestra, el artista incorpora una última pieza, una fotografía de un mural, con las coordenadas debajo, que permiten al que la ve encontrar el lugar que tiene enfrente. En cambio, «si se busca a través de Internet la pared aún aparece en blanco», un juego con el que el recorrido vuelve a empezar.

Job Sánchez no busca provocar una idea determinada en el que acuda a ver 'Sintaxis', sino que se conforma con «despertar una emoción» y contar además «lo máximo posible con los mínimos recursos».

Los módulos que aparecen en la exposición hacen referencia a unos juegos de piezas de madera, una partida cotidiana, que suele ser habitual en el autor, que hace años realizó una serie a partir del estampado de un plato de la vajilla de su casa. La beca AlNorte le ha permitido «buscar alternativas a lo que venía haciendo hasta ahora», y de vuelta al estudio investiga de nuevo el mundo isométrico que tanta suerte le ha dado.