El Comercio

Descanso entre hojas del medievo

Joaquín Lorences explica el mapa de Fra Mauro (1459). Al fondo, el de Hereford (s. XIII).
Joaquín Lorences explica el mapa de Fra Mauro (1459). Al fondo, el de Hereford (s. XIII).
  • La Fundación Valdés-Salas transforma su palacio en museo activo para peregrinos

La Fundación Valdés-Salas ha transformado su sede en un auténtico museo en el que ya se expone una colección de mapas en facsímil de los siglos IX a XVI y más de 8.000 volúmenes que abordan la Edad Media y el Siglo de Oro desde distintos ámbitos del conocimiento. La muestra, de carácter permanente, tiene como eje el Camino Primitivo, que atraviesa el concejo de Salas en su transcurrir desde Oviedo a Santiago para promocionar y dar a conocer su historia, su cultura y su realidad, en lo que colabora la empresa Where is Asturias. Por eso, los nuevos contenidos del Palacio Valdés-Salas tienen como destinatarios preferentes a los propios peregrinos. De hecho, el centro se presentó ayer a autoridades políticas, empresarios asturianos y asociaciones del Camino como «un espacio de reposo activo» para aquellos que elijan la ruta original para hacer su viaje hasta el Apóstol.

El vicepresidente de la Fundación, el economista y catedrático Joaquín Lorences, fue el encargado de guiar la visita al edificio, que comienza ante «un mural-homenaje a Alfonso II», que al abrir la ruta hacia Santiago «ligó el futuro de España al de Europa».

Ya en la primera planta, el visitante adquiere «una visión bastante amplia y precisa de cómo se veía el mundo antes del descubrimiento de América». Así resumió Lorences la importancia de la muestra cartográfica, al tiempo que resaltaba algunas de las peculiaridades que han dado a cada una de las obras expuestas un lugar en la historia del Mundo.

El recorrido avanza después hacia la biblioteca, cuyo contenido ha sido donado por el catedrático Jesús Menéndez Peláez, especialista en literatura medieval y del Siglo de Oro. Los volúmenes se distribuyen en una sala de dos plantas junto a la que se encuentra otro espacio con cinco vitrinas en las que se pueden ver obras cervantinas, piezas únicas como el primer misal de Trento, de 1570, o textos relativos a Santa Teresa de Ávila.

Nuevos espacios

Todo ello conforma el germen de un centro de estudios medievales al que dará impulso la Fundación Valdés-Salas que, a principios de año, gracias a la mediación de Menéndez Peláez, firmará convenios de colaboración con tres instituciones españolas especializadas en estudios medievales y del Siglo de Oro. Son el Grupo Griso de la Universidad de Navarra, el Instituto de Estudios Medievales de la Universidad de Salamanca y el Instituto de Estudios Cervantinos de la Universidad de Alcalá de Henares. La institución que surja promoverá actividades en Salas, como jornadas temáticas.

Hasta entonces, el nuevo equipamiento se abrirá para asociaciones y colectivos vinculados al Camino Primitivo y, cuando llegue la primavera, en horario de tarde, estará al servicio del peregrino, que dispondrá de ordenadores y conexión wifi. «Si va bien, estudiaremos abrir centros similares en otros lugares del Occidente», anunció Lorences, que sostiene que el origen de esta vía «no debiera olvidarse».