El Comercio

Nùria Espert vuelve a escena con 'Incendios'

Diferentes escenas del montaje que protagoniza Nùria Espert y que se estrenará en Madrid a mediados de septiembre.
Diferentes escenas del montaje que protagoniza Nùria Espert y que se estrenará en Madrid a mediados de septiembre. / TEATRO DE LA ABADÍA
  • El madrileño Teatro de la Abadía estrena el 15 de septiembre un montaje dirigido por Mario Gas que en primavera se podrá ver en Gijón y Avilés

  • El dramaturgo asturiano Eladio de Pablo es el traductor de la obra de Wajdi Mouawad

Un mes antes de subirse a las tablas del Teatro Campoamor para recoger el Princesa de Asturias de las Artes, Nùria Espert pisará fuerte sobre el escenario del madrileño Teatro de la Abadía para dar a luz a su último personaje, para dar vida a 'Incendios', una de las obras más destacadas del dramaturgo contemporáneo del momento, Wajdi Mouawad, autor canadiense de origen libanés capaz de tocar la fibra, de reinventar la tragedia griega para instalarla en los cada vez más trágicos mundos del hoy.

El 15 de septiembre se estrena un montaje dirigido por Mario Gas que pone a Nùria Espert en la piel de Nawal Marwan. La acompañan en escena Laia Marull, que ejecuta su mismo rol de joven, Carlota Olcina, Álex García, Ramón Barea, Alberto Iglesias, Lucía Barrado y Edu Soto. Tras permanecer en la cartelera madrileña, juntos iniciarán una gira que les llevará a Gijón y Avilés. Está previsto que la función se vea a finales de marzo y principios de abril en el Niemeyer de Avilés y en el Teatro Jovellanos de Gijón.

Fue también en Asturias donde este montaje tomó sus primeras formas. Puesto que el autor de la traducción de la trilogía de la que forma parte incendios -junto con 'Litoral' y 'Bosques'- es el dramaturgo y director asturiano Eladio de Pablo, que ya vio cómo 'Incendios' se ponía en escena en la Escuela Superior de Arte Dramático de Asturias (ESAD) -que entonces él dirigía- como taller de fin de curso con dirección de Cristina Suárez, que posteriormente también dirigió 'Litoral'.

«'Incendios' es un Edipo contemporáneo, cuando resulta que se cree que está en una situación excepcional, maravillosa, que en su vida va todo bien, de repente descubre que en su vida existe la violencia, el terror, la sangre, el crimen y además Mouawad nos lo dice a nosotros occidentales, que entre comillas todavía estamos libres de guerras y de destrucción masiva». De esta forma resume De Pablo un texto del que se enamoró por completo. Fue a partir de ese flechazo con el autor canadiense que decidió afrontar su traducción al castellano. «Yo soy un apasionado de la tragedia griega, y lo que me llamó la atención es que esta obra la recupera, demuestra que es posible la tragedia contemporánea».

Es contundente, dolorosa, elocuente. Y dura. «Hay una parte de la obra que dice que nosotros tenemos una visión bastante limitada de dónde estamos y a lo que pertenecemos y que, si miramos de verdad, nos damos cuenta de que pertenecemos a la suma del dolor, a la destrucción, a la violencia». Y eso se hace realidad en escena a través de la historia de un personaje que descubre que ejerciendo la violencia que le hicieron mamar de niño acabó violando a su madre y teniendo hermanos hijos de esa misma violencia.

«Yo creo que van a estar geniales», avanza De Pablo respecto al montaje. El elenco elegido, con Nùria Espert al frente, augura un producto mucho más que solvente. Y además «Mario Gas es una garantía». Con esos mimbres piensa el traductor al castellano de Wajdi Mouawad que se podrá hacer realidad escénica una obra muy compleja por diferentes razones: «Juega con el pasado y con el presente, hace un recorrido entero por la vida de las personas», revela. Es una obra muy de texto, que necesita de emoción y de intensidad. «Es un reto muy potente, es un teatro de la palabra que tiene una componente visual muy grande».