El Comercio

Ángeles Caso.
Ángeles Caso. / CITOULA

Ángeles Caso: «Reivindico el arte con nombre de mujer»

  • 'Ellas mismas. Autorretratos de pintoras', el último trabajo de la escritora, es el resultado de un minucioso y concienzudo trabajo de investigación sobre profesionales «menospreciadas y silenciadas»

Sus obras cuelgan apenas visibles en museos y galerías, cuando no acumulan polvo en los almacenes, y los libros de historia del arte casi se han olvidado de ellas. Son pintoras y fotógrafas «menospreciadas y silenciadas», a las que Ángeles Caso, escritora, periodista e historiadora, ha dedicado su último libro.

'Ellas mismas. Autorretratos de pintoras' es el resultado de un minucioso y concienzudo trabajo de investigación que ha tenido ocupada a Ángeles Caso durante varios años y que le ha exigido un esfuerzo añadido de búsqueda de financiación para llevar el libro a imprenta, después de que varias editoriales declinaran la propuesta. Y, por eso, recurrió al micromecenazgo o 'crowdfunding'.

«Ha sido un parto agradable», aseguró la autora en una conversación con Efe. «El proceso ha sido más complicado de lo normal, más de lo que yo esperaba, pero ha valido la pena. Al final, me alegro de que haya sido así», reconoce.

Las complicaciones fueron muchas y, por encima de todas, contactar, uno a uno, con los aproximadamente sesenta museos de todo el mundo que poseen obras de las ochenta artistas cuyas telas y fotografías, en su inmensa mayoría autorretratos, se reproducen en las páginas del libro, acompañadas por una reseña autobiográfica de todas y cada una de ellas.

«Reivindico el arte con nombre de mujer», destaca Caso, para quien no existe la más mínima duda: «Es un mundo dominado, ahora y siempre, por los hombres, de manera abrumadora»: «Reivindico la mujer como sujeto del arte, no como objeto».

«En ese territorio que es el arte, las mujeres históricamente hemos sido modelos o musas. Y esa no es toda la verdad histórica. Es una parte, evidentemente, pero no toda. Hay que reconstruir esa verdad», asegura.

A ello quiere contribuir este libro, que exhibe una selección «rigurosa y objetiva» de artistas de todos los tiempos, desde la mujer prehistórica que decoró las paredes de las cuevas que habitaba hasta aquellas que hicieron del arte su vida en la primera mitad del siglo pasado, que es hasta donde cronológicamente alcanza el libro. Pero «en los museos sus obras todavía siguen ocupando posiciones esquinadas o semiocultas, o incluso están guardadas en los almacenes».