El Comercio

Estampa estrena 24 edición con «éxito absoluto» para las galerías asturianas

El espacio de la galería ATM Altamira, en Estampa, con varias obras de Kepa Garraza e Ixone Sádaba, al fondo.
El espacio de la galería ATM Altamira, en Estampa, con varias obras de Kepa Garraza e Ixone Sádaba, al fondo. / E. C.

Estampa abrió ayer sus puertas dejando pasar por las salas del Matadero de Madrid a los mejores coleccionistas del país. Todos detuvieron su mirada y algunos su chequera en los cuatro proyectos asturianos. Las galerías de Gijón Aurora Vigil-Escalera, ATM Altamira y Gema Llamazares, así como la ovetense Guillermina Caicoya, describieron la primera jornada con un elocuente «éxito absoluto». Caicoya, colocada en uno de los principales espacios, con la mítica Juana Aizpuru al lado, no podía estar «más contenta». Su propuesta gustó y se reservaron varias piezas. Lo mismo resumía Diego Suárez, ante las paredes de ATM, una de las propuestas más valorada por críticos y curadores nacionales e internacionales y que hizo ya a primera hora ingresar uno de los potentes retratos de Kepa Garraza en un famoso fondo de arte. A una colección de prestigio también fue a parar una de las piezas mayores de Sandra Paula, colgada en el espacio de Gema Llamazares, que se desprendió también de obras de Soledad Córdoba y de Verbis. En otra de las principales zonas, Aurora Vigil-Escalera recibía, como todos, los elogios de críticos y coleccionistas por su «arriesgada apuesta». Juan Genovés y Pablo Genovés y algunas de sus espectaculares piezas ya no volverán a Gijón, de donde partieron.

A Estampa le quedan tres días más. Se mantendrá abierta hasta el domingo y las reservas y previsiones hacen predecir un fin de fiesta aún más exitoso que el comienzo, que «no pudo ser mejor».