El Comercio

Todo un museo en el instituto

Gema Ramos, responsable de patrimonio del Museo del IES Bernaldo de Quirós de Mieres, posa con una obra de Navascues, una de las piezas estelares. A la derecha, una pieza de Viola.
Gema Ramos, responsable de patrimonio del Museo del IES Bernaldo de Quirós de Mieres, posa con una obra de Navascues, una de las piezas estelares. A la derecha, una pieza de Viola. / J. M. PARDO
  • El IES Bernaldo de Quirós de Mieres alberga una importantísima colección de arte que este año se incorpora al programa de AlNorte

Están todos los nombres fundamentales del arte del siglo XX y parte del XXI. Y llevan ahí, entre las paredes del instituto de Mieres, el IES Bernaldo de Quirós, varias décadas, desde que en 1970 una de su directoras más queridas, la desaparecida Carmen Díaz Castañón, se propuso que la belleza del universo creativo, la pintura y la escultura, compartiera aula con sus alumnos. Hoy trasciende las clases para habitar su propio espacio. Tres plantas enteras. Una para albergar la pinacoteca, otra para las esculturas y los grabados y una más para sala de exposiciones. Durante años vivió la colección, que hoy compone un museo con nombre propio, en el torreón medieval del siglo XVIII que daba cobijo al instituto. Desde 2007 esas tres plantas exclusivas para el arte ocupan los espacios renovados del centro, por cuyos pasillos ya hace tiempo que también discurren las obras. «No caben en el museo», dice la responsable de patrimonio del IES y profesora de Dibujo, Gema Ramos.

Orgullosa al máximo con su tesoro, recorre los nombres que permiten llamarlo así. Antonio Saura, Juan Barjola, Eduardo Chillida, Hernández Mompó, Antoni Tàpies, Lucio Muñoz, la mayoría de los componentes del grupo El Paso, Pablo Serrano, Viola, Sempere, Rafael Canogar, Luis Gordillo, Hernández Pijual y Guinovart, por mencionar solo algunos de la nutrida lista de imprescindibles nacionales, que hace tiempo desbordaron las fronteras internacionales.

También hay otra de notables asturianos, igual de extraordinaria, entre los que destaca José María Navascues, además con más de una pieza. Del gijonés lucen cuatro obras, de las que llaman la atención una pintura de su primera etapa y una escultura que «es pareja de otra de las que guarda el Bellas Artes como obra esencial».

Al genio de la madera se suman Bernardo Sanjurjo, Fernando Alba, Alejandro Mieres, Pelayo Ortega, Orlando Pelayo, Antonio Suárez y, entre otros grandes, Aurelio Suárez. Todos se incorporan esta año, con todo su potencial y el del instituto mierense que lleva años luchando por mantener sus fondos, al programa de AlNorte 2016, la Semana de Arte Contemporáneo que promueve EL COMERCIO, que comienza este jueves. Se sube al cartel con dos actividades, un taller de restauración y una clase de Estética, en la que la mirada a la colección será su columna vertebral.

Diversos lenguajes

No todas las piezas son obras únicas. Abundan, como no podía ser menos, los lenguajes gráficos: aguafuertes, aguatintas, litografías y serigrafías. La mayoría, relata Gema Ramos, son fruto del tesón de la directora Díaz Castañón, «una apasionada de las artes y de la cultura, convencida de que el arte tenía que trascender a las aulas». De hecho, antes de que las piezas de renombre ocuparan el edificio, sus paredes albergaban exposiciones de otras instituciones. «No se había inaugurado todavía en los años setenta, en que se creó la colección, el Bellas Artes y no había otros espacios para grandes exposiciones, por lo que Carmen Díaz Castañón ofrecía el instituto para organizar en él certámenes de pintura, muestras y todo tipo de acontecimiento que tuviera con ver con el arte». Así empezó todo. Luego llegaron las pequeñas compras y las grandes donaciones.