El Comercio

AlNorte dibuja un territorio fusionado con «arte vivo»

Los artistas becados y los patrocinadores posan en el Museo Barjola, donde tuvo lugar la inauguración oficial de AlNorte.
Los artistas becados y los patrocinadores posan en el Museo Barjola, donde tuvo lugar la inauguración oficial de AlNorte. / JORGE PETEIRO
  • Los proyectos de Mónica Cofiño, en el Barjola, y María Muñiz, en Laboral, se completan con la apertura del de Sandra Paula, hoy, en el Arqueológico

  • Patrocinadores, artistas y autoridades se unieron ayer en el pistoletazo de salida oficial con una inauguración doble cerrada con performance

Mientras Gijón se preparaba casi en pleno para La Noche Blanca, en Laboral Ciudad de la Cultura, entre las enormes columnas del patio Corintio, se intentaba borrar un círculo rojo a plena luz del día. Armados con pistolas de calor y una intención casi infantil de desdibujar el mundo, los primeros espectadores de 'Étere', la pieza que María Muñiz ha colgado, casi crucificado, en la Ciudad de la Cultura, entraban sin darse cuenta en el segundo engranaje de AlNorte. La Semana de Arte Contemporáneo de Asturias, que promueve EL COMERCIO, abría así nueva jornada un día después de que el Niemeyer testificara el proyecto de Jacobo Bugarín sobre la identidad, el consumo y la democratización del espacio público. Y justo antes de que también, a varios kilómetros, en el Museo Barjola, se oficiara entre patrocinadores, artistas y autoridades la inauguración de este programa que cumple quince años y que se prolongará hasta el próximo viernes con más exposiciones, debate, charlas, talleres y acciones de todo tipo. Y es que AlNorte no solo suma actividad y amor al arte, sino territorio. Lo hace, además, como manifestó ayer, en el museo gijonés, el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, «reforzando el sentimiento de gran ciudad que tendrán las próximas generaciones para entender Asturias».

Según Domínguez, «sumar lugares y construir un concepto de un único territorio, con espacios abiertos a toda la cultura, como está haciendo la Semana de Arte», es el camino a seguir. Hablaba así el viceconsejero en el Barjola poco antes de asistir a la performance de Mónica Cofiño, la cuarta becada de AlNorte, que, «abierta en canal», desplegó en la tercera planta del museo su «revisitación» de 'La Xata la Rifa', el proyecto en el que lleva implicada cinco años. Todos están en su instalación. Y, con el tiempo, el atrezzo, las pelucas, las imágenes, las noticias, la aventura y hasta la sede, en la estación del Carbayín, que participó en vivo y en directo, con coreografía incluida, de la inauguración, que fue también reivindicación: «Mi proyecto es un tributo a todos los artistas vivos que solo queremos vivir de lo que hacemos».

Jugó Cofiño con todos los espectadores, que fueron muchos, entre ellos los artistas Edgar Plans, Carlota Álvarez, Federico Granell, Vitorero, José Ferrero, Benjamín Menéndez y Job Sánchez. También acudieron a la fiesta Karin Ohlenschläger, directora de actividades de Laboral, y Teresa Sánchez, gerente del Teatro Jovellanos, que departieron con el director de AlNorte, Ángel Antonio Rodríguez. Antes todos habían asistido a otro juego, el de María Muñiz en Cabueñes, pues su pieza de Laboral es, precisamente, eso: «Un juego de interacción con el espectador», aunque, sobre todo, «una reflexión sobre lo invisible». También es pura reflexión la obra de Sandra Paula Fernández, que hoy se abre en el Museo Arqueológico, de Oviedo, cerrando el círculo de los becados, a la vez que se abren otros frentes, porque, como dice Ana Martínez Obregón, directora de la Fundación Cristina Masaveu, «AlNorte cada vez es más grande y mejor. Nosotros apoyamos la Semana de Arte desde el comienzo y seguiremos haciéndolo, porque cada edición va creciendo y dando oportunidades al arte más vivo».