El Comercio

Más luces que sombras en el arte

vídeo

Carlos Coronas, en el centro, guía una visita por su exposición del Niemeyer. / A. A. R.

  • AlNorte se embadurnó de colores, visitó talleres y debatió sobre lo local y lo transnacional en la creación del siglo

AlNorte hizo ayer paradas obligatorias en el pensamiento y el debate, pero también ante las obras de arte. El resultado, al final, fue positivo. «Siempre debemos serlo», decía la creadora Cristina Busto. «Si he de elegir me quedo con las luces y no con las sombras del arte». Hablaba así la joven artista tras la mesa redonda en la que se defendió «el empuje local hacia el pensamiento transnacional», precisamente para poner sobre el tapete los claroscuros entre los que se mece el trabajo de los creadores en este siglo XXI. Pero no fue Busto la única optimista de la mesa, celebrada en la Factoría Cultural, de Avilés. Carlos Suárez, que antes de embarcarse en el debate mostró su exposición en la sala Amaga y su propia trastienda del taller, también es rotundo: «Se apuesta por las luces o no se apuesta».

Carlos Coronas, el otro protagonista de la jornada en la XV Semana de Arte Contemporáneo de Asturias, auspiciada por EL COMERCIO, que igualemente mostró sus piezas en visita guiada por el Niemeyer, donde expone, hace idéntica apuesta. Y la hace desde la concepción misma de su creación, ya que Coronas utiliza -siempre loha hecho- la luz para crear. Los neones son su materia escultórica.

Los tres reflexionaron, junto a Ángel Antonio Rodríguez, director de AlNorte, no solo en esos términos, sino también en otros como la situación del artista que vive en regiones periféricas, lejos de los centros de atención. «Es necesario analizar desde lo local, pero trascender más allá de nuestras fronteras, crecer. Debemos hacerlo desde lenguajes contemporáneos, sin estancarnos en pautas trasnochadas», decía Carlos Suárez. Cristina Busto, sin embargo, sin apartarse mucho de esa teoría, contó cómo ella tuvo que emigrar para lograr ese objetivo. La creadora, que ahora ha vuelto a casa, vivió en Madrid, Cuenca y Berlín. «Logré salir y logré volver», dijo. ¿Y para conseguir ese reto el artista debe autogestionar su trabajo? se preguntaron. La respuesta quedó en el aire. «Hay quienes gestionan magníficamente su trabajo, siendo pésimos artistas, y hay quienes nunca llegarán a nada, siendo genios, por todo lo contrario», apostilló Busto.

Y mientras ellos debatían en la Factoría Cultural, de Avilés, AlNorte discurría también en Gijón, por una de las estancias de la Fundación Alvargonzález, donde los colores y significados del puzzle encantado preparado por la artista Marisa Galán cautivaron a los niños.

Temas