El Comercio

Obra de Isidoro de Arredondo, atribuida a Carreño Miranda.
Obra de Isidoro de Arredondo, atribuida a Carreño Miranda.

El que se creía autorretrato de Carreño Miranda viaja al Prado

  • Perteneciente al fondo del Bellas Artes de Asturias, es en realidad un retrato del pintor Francisco Rizi, obra de Isidoro Arredondo

El famoso retrato de pintor, que durante años se atribuyó a Carreño Miranda, considerándolo como uno autorretrato, y que tras varias investigaciones se ha determinado como obra de Isidoro de Arredondo, viajará en las próximas semanas desde el Museo de Bellas Artes de Asturias, a cuyas colecciones pertenece, al Prado. En sus salas participará, a partir del 15 de noviembre, en la exposición 'Metapintura. Un viaje a la idea del arte'. Una cita, por otro lado, para la que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha concedido garantía de Estado, a modo de seguro, por valor de 54 millones de euros.

Considerado un «perfecto ejemplo de retrato de pintor del siglo XVII español», el lienzo del Bellas Artes representa a Francisco Rizi, del que, precisamente, Isidoro de Arredondo era discípulo. Ya nadie lo tiene por un autorretrato del asturiano Carreño Miranda, teoría que se amparaba en un grabado de sus propio rostro, conservado en la Biblioteca Nacional y con el que los estudiosos veían muchas coincidencias.

Por lo que se refiere a la exposición que prepara el Museo del Prado, lo que pretende es invitar a reflexionar «sobre el cambiante estatus que han tenido la pintura y otras artes». El conjunto a mostrar está basado en su mayor parte, aunque no de manera exclusiva, en obras vinculadas con las Colecciones Reales y con el arte español. La selección que reunirá más de 100 pinturas, estampas y esculturas fechadas entre principios de la Edad Moderna y finales del siglo XIX, «permite asomarse a las principales ideas sobre las imágenes, el arte, los artistas y el público a lo largo del tiempo».

Estructurada en secciones y destinada a abordar cuestiones relativas al origen de la actividad artística y del propio concepto de arte, la muestra contará, además de con la pieza asturiana, con obras de Zurbarán, Antón Rafael Mengs, Goya, El Greco, Murillo o Matías de Arteaga.

Cedidas algunas por el Thyssen-Bornemisza y el Palacio Real de Madrid, cuenta también con participación de las colecciones de los Bellas Artes de Valencia, Bilbao y Sevilla, así como del Museo Diocesano de Valladolid, la National Gallery de Londres y el Nacional de arte de Bucarest.