El Comercio

Molins, en la Sala de Exposiciones del SabadellHerrero.
Molins, en la Sala de Exposiciones del SabadellHerrero. / MARIO ROJAS

«Toda exposición es una narración, un relato»

  • «La cultura es lo único que nos puede salvar y un IVA del 21% no ayuda a desarrollarla»

  • Miquel Molins Director de la Colección Banco Sabadell y comisario de 'Estancias'

Quizá por su vocación didáctica, cuando el barcelonés Miquel Molins Nubiola explica los entresijos de una exposición, dan ganas de correr a zambulllirse en ellos. El presidente de la Fundación Sabadell, además de muchas otras cosas como docente universitario de Historia del Arte y exdirector del MACBA, estaba ayer en Oviedo en calidad de director de la prestigiosa Colección Banco Sabadell -con obra que transita por Galano y Carlos Coronas, pero también por Paulino Vicente o Evaristo Valle- y como comisario de 'Estancias', la muestra con una selección contemporánea de esos fondos inaugurada en la Sala de Exposiciones del SabadellHerrero en Suárez de la Riva. Estancias escogidas por su capacidad para evocar lugares y espacios. Piezas que cuentan historias a todo aquel que tenga la pericia de escucharlas.

¿Qué podemos ver en esta nueva exposición?

Toda exposición es una narración, un relato. Y, en esta ocasión, una forma de relatar nuestra colección es a través de este concepto, el de las estancias. Podríamos haber elegido otro, pero, viendo las obras de las que disponíamos en este momento para poder hacer una buena muestra, buscamos un argumento que pudiese servir para explicarla bien.

Aposentos, habitaciones, bibliotecas, parkings, salas de estar...

Sí. Es un concepto que nos gusta porque hace referencia tanto al lugar como al espacio, privado y público, natural y artificial. Es aludir a un espacio, pero también a un tiempo. Explorar su necesaria relación.

Y eso, a través de formatos muy distintos.

La idea es mostrar el carácter múltiple de la colección, donde no hay solo pintura y escultura, sino también fotografía, instalación o vídeo.

¿Cuántas piezas componen hoy la Colección Banco Sabadell?

Podemos estar alrededor de 500 o 600 obras de esta categoría, aunque también hay un fondo básicamente de pintura decorativa que no tiene este gran valor museístico.

¿Y usted tiene una 'estancia' favorita?

(Ríe) No. Las quiero a todas como si fuesen hijas. Se establece una relación de afecto con cada una de ellas. No se trata de comprar obra simplemente por comprar. Cada vez que compramos, pensamos dónde tiene que ir esa obra inluso para quién. Yo las quiero a todas y este es un mensaje a los asturianos que se acerquen a ver 'Estancias': cada una de ellas es magnífica en su género.

También hay ejemplos de cómo fomentan el arte.

Así es. Un ejemplo es el vídeo que muestra el proceso de creación de un mural del grafitero de Sixeart que encargamos para el aparcamiento del banco en San Cugat. Él lo titula 'Crisis numérica' y está planteado como un jeroglífico que quiere reflejar el momento actual: una desorientación casi cósmica provocada por el bombardeo de cifras de la economía de la globalización. Estamos en un mundo en el que, a veces, tenemos la sensación de no tener estancia, ni suelo ni techo. De estar un poco al descubierto, al ras. El mural habla de la desolación que produce el mundo globalizado.

¿Nos salva la cultura?

Eso creo, que es la única que nos puede llevar a salvar.

¿Con un IVA del 21%?

Un IVA del 21% no ayuda. Y, sinceramente, creo que tampoco es eficaz. Sería bueno contribuir a un mayor desarrollo cultural no sometiendo a la cultura a ese impuesto.

¿El desafío soberanista catalán contribuirá a ese desarrollo?

(Ríe) Las estancias son para estar al servicio de todos. Como el pensamiento, que, al final, es lo que nos une.

Temas