El Comercio

Tres de los dibujos de la exposición que hoy se abre en Avilés y, junto a estas líneas, la ilustración que decora  el cartel.
Tres de los dibujos de la exposición que hoy se abre en Avilés y, junto a estas líneas, la ilustración que decora el cartel.

Sueños biónicos ilustrados

  • Los pequeños creadores han interpretado la obra del hombre biónico ganador del Premio de Investigación y también su aventura vital

  • Hugh Herr abre en Avilés una muestra de dibujos de estudiantes de Primaria

Les invitaron a ilustrar los sueños biónicos de un héroe y lo hicieron. Hoy sus dibujos conforman una exposición, que este mismo mediodía abre sus puertas en la Casa Municipal de Cultura de Avilés. Y no las abrirá cualquiera. Ese supermán llamado Hugh Herr, al que los pequeños creadores, todos estudiantes de Primaria de Asturias, han rendido homenaje, será el encargado de hacer oficial la inauguración. El hombre biónico, como todos conocen ya al genio que el viernes recibirá el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por caminar sobre las dos piernas que él mismo se fabricó, se reirá, seguro, ante la imaginación que discurre por la muestra. Pero también se enternecerá ante lo bien que los alumnos que han participado en esta aventura denominada 'Toman la palabra' han entendido su mensaje.

Una bailarina voltea sobre puntera artificial un posible 'Lago de los cisnes'. Lo hace como si no existiera siquiera el concepto de discapacidad. Igual que una gimnasta que salta por los aires sin su pierna natural. Las dos dicen lo mismo que Herr: «No hay nada que pueda parar al hombre».

Nada le paró a él, que sale, como no, también en las viñetas. En una de ellas, trepando la geografía de Asturias, en clara alusión a una de sus grandes aficiones, la montaña. Precisamente, la que le provocó la pérdida de sus piernas y a la que volvió una vez superados los miedos y sustituidas sus extremidades de carne y hueso por otras de biotecnología punta. Con ellas se paseará hoy por la Casa de Cultura de Avilés y con ellas sorprenderá a todos. A los estudiantes y a sus profesores, porque a Herr le gusta enseñar sus miembros artificiales. Lo hace constantemente. Seguramente hoy hablará de ellos, pues no puede estar más orgulloso de lo que ha logrado en su estudio. Por cierto, ese también sale en la exposición, con la mesa repleta de destornilladores.

'SuperHERRoe' se titula esta aventura que reúne sus sueños biónicos y los de los niños y niñas que los han asumido como posibles.