El Comercio

Asturias vuelve a Arco con estand propio

Karin Ohlenschläger y Lucía García (Laboral), Alfonso Palacio (Bellas Artes), María José Baragaño (Sala Borrón), Vicente Domínguez, Carlos Cuadros (Niemeyer) y Lydia Santamarina (Barjola).
Karin Ohlenschläger y Lucía García (Laboral), Alfonso Palacio (Bellas Artes), María José Baragaño (Sala Borrón), Vicente Domínguez, Carlos Cuadros (Niemeyer) y Lydia Santamarina (Barjola). / ALEX PIÑA
  • Tras dos años sin una sola galería entre las invitadas y trece desde la última participación institucional, el Principado acudirá oficialmente a la feria

Asturias regresa a Arco, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo. De momento, solo de forma institucional, ya que en el listado provisional de galerías no figura, «ni se espera», ninguna asturiana entre las 200 invitadas. A la cita madrileña de febrero con el arte, acudirá solo el Gobierno, abriendo un pequeño espacio en el enorme mapa del pabellón Juan Carlos I, en el que no ha tenido representación oficial desde 2003. Aquel año el entonces presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, presentaba el «enorme» proyecto de Laboral Ciudad de la Cultura, con especial atención en Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, que cuatro años depués abriría sus puertas con la ex directora de Arco, Rosina Gómez-Baeza, como máxima responsable.

La decisión de regresar a la feria, en la que Asturias lleva sin representación privada dos años (en 2017 serán tres), fue comunicada ayer por el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, en el transcurso de una pausa en la reunión de la comisión de coordinación de equipamientos artísticos del Principado de Asturias, lo que ha dado en llamar «el pentágono del arte». Un pentágono, que integrado por el Museo de Bellas Artes, Laboral, Niemeyer, Museo Barjola y Sala Borrón, será la columna vertebral de dicha participación. No porque se vayan a mostrar a sí mismos. En palabras del viceconsejero, la intención es «hacer difusión de los artistas que han circulado este año por sus equipamientos». Especialmente por los de Borrón, creada en 1997, y Laboral, en 2007, que, al cumplir 30 y 10 años respectivamente en 2017, «serán los carriles sobre los que se vertebrará parte del estand de Madrid».

Otras propuestas

La participación en Arco no fue la única propuesta que salió del «pentágono». Otras dos más fueron puestas sobre la mesa y calificadas de «viables» por Vicente Domínguez. Se trata de un concurso para comisarios jóvenes, menores de 35 años, cuyo premio será exponer su proyecto en el Barjola, la Borrón o el Niemeyer. La otra propuesta pasa por abrir el Museo Arqueológico a artistas contemporáneos, también asturianos, tras la experiencia de AlNorte con Sandra Paula Fernández.