El Comercio

Cuatro de los carteles que serán expuestos. Arriba el diseñó de Miró para el Mundial de Futbol del 82. A su lado el de Alfonso para la Vuelta Ciclista de Asturias 56 y debajo, a la izquierda, una creación sin firma para el Campeonato de Mundo de Bolos en La Morgal, en 1990. A la derecha, otra de José Antonio Caicoya Masaveu para el Concurso Hípico Nacional que Luanco celebró en 1950.
Cuatro de los carteles que serán expuestos. Arriba el diseñó de Miró para el Mundial de Futbol del 82. A su lado el de Alfonso para la Vuelta Ciclista de Asturias 56 y debajo, a la izquierda, una creación sin firma para el Campeonato de Mundo de Bolos en La Morgal, en 1990. A la derecha, otra de José Antonio Caicoya Masaveu para el Concurso Hípico Nacional que Luanco celebró en 1950.

Cuando arte y deporte se alían en cartel

  • El Antiguo Instituto reúne seis décadas de copas, concursos, vueltas y campeonatos a través de la colección de anuncios del Museo del Pueblo de Asturias

  • Una exposición reunirá la cartelería deportiva más singular desde 1940

Desde el siglo XVI en que el cartel emprendió aventura ha hecho anuncio y propaganda de asuntos políticos, sociales, industriales, religiosos, incluso de guerra. Lleva más de cuatro siglos enmarcado avisos de ferias y fiestas, de bailes de máscaras, de historias de cine, teatro y circo. Se ha hecho eco de las propiedades de algunos alimentos y de muchas bebidas, puesto focos sobre barcos que se llenaban de sueños de ultramar, avisado sobre las virtudes de la higiene y hasta ha hecho alerta en la prevención de accidentes laborales. Y en esa mirada total al mundo no podía quedar fuera el deporte. De hecho, los anuncios de papel que pusieron altavoces a los acontecimientos deportivos ocupan lugar de primera fila en la historia del cartel y desde esa posición llegan ahora al Centro de Cultura Antiguo Instituto (CCAI). Entre sus paredes se prepara una exposición con algunas de las piezas más singulares de la enorme colección del Museo del Pueblo de Asturias, que ya ha superado los 3.000 ejemplares.

A partir del día 18 y hasta febrero, su sala mayor albergará, como un encuentro con un tipo de creación gráfica, que llegó a contar con firmas como las del mismísimo Miró, la cartelería de citas importantes de fútbol, vueltas ciclistas, campeonatos de bolos, boxeo y piragüismo, así como de concursos hípicos, entre otras competiciones, aunque esas son, según el director del Museo del Pueblo de Asturias, Juaco López, las más populares. «Los más antiguos y numerosos de la colección responden a esos deportes», afirma. Según avanza la centuria aparecerán, como aparecen en las paredes del CCAI, carteles de otras actividades. «Golf, tenis, surf, rugby».

Su reunión, atractiva por lo que tiene de arte y por contar la intrahistoria de una sociedad, responde, por otro lado al hecho de que Gijón haya sido declarada este año Mejor Ciudad Europea del Deporte. La exposición, que viaja desde 1940 a 2003 pretende festejar ese título. Lo hará con 80 carteles, alguno de ellos, se exhibirá con sus propios bocetos, también parte de la colección. Una colección, como explica López, que «ha crecido para la exposición. Gracias a estas citas, los fondos no solo se difunden. También se restauran, como hemos hecho ahora, y se amplían adquiriendo piezas que refuerzan el discurso y la historia».