El Comercio

«Mi cámara es un pretexto para conocer»

Graciela Iturbide entre las fotografías de su vida, colgadas ahora en el CCAI, de Gijón.
Graciela Iturbide entre las fotografías de su vida, colgadas ahora en el CCAI, de Gijón. / JORGE PETEIRO
  • Son 180 imágenes, entre las que destacan las mujeres de Juchitán, el baño de Frida, las plantas que están «en terapia» y múltiples autorretratos

  • Graciela Iturbide cuelga en Gijón las fotografías de su vida, «entre el documental y la poesía»

'Nuestra señora de las iguanas', una de esas imágenes leyenda, que ha dado la vuelta al mundo varias veces, desde que Graciela Iturbide disparó su vieja cámara para capturarla, allá por los años 70, es la que saluda al visitante. Tras ella, toda la vida, toda la savia, de su autora, esa fotógrafa mexicana (1942) sin prisas, a la que el Centro de Cultura Antiguo Instituto (CCAI) rinde desde ayer tributo con una exposición que suma 180 imágenes. Iturbide, que dice tener en la «cámara un pretexto para conocer, sobre todo, el mundo», puede tardar ocho años o más en completar una serie. Ella no llega y dispara. Ella, lo contó ayer al presentar su colección, a veces se queda «a vivir con aquellos que retrata». Lo hace porque necesita «complicidad». Sin ese elemento no trabaja. No lo ha hecho nunca, como tampoco ha tomado en sus manos un teleobjetivo, ni un trípode. Lo suyo es mirar de cerca y a pulso. Y así le han salido una tras otra las fotografías que ahora la definen en el CCAI. Allí, en su sala mayor del primer piso, estarán colgadas hasta el 11 de junio, explicando en cada uno de sus tonos grises, en cada uno de sus gestos dramáticos, «a caballo entre el documental y la poesía», como dicen los responsables de la colección, por qué está considerada una de las grandes de la fotografía. No en vano lleva en su cámara el Premio Hasselblad, la más importante distinción mundial en su disciplina.

De inspiración social y cultura, pero con el arte como lenguaje primario, Iturbide reparte por las paredes del CCAI 180 fotografías procedentes todas de los fondos de la Fundación Mapfre. Organizadas en nueve secciones, quizá las más importantes de toda su vida, regresan a sus comienzos y también enfocan sus últimos y más recientes trabajos. En todas, desde aquellas en las que se autorretrata, algo que hace muy a menudo -una pared entera en el CCAI así lo advierte-, hasta aquellas en las que busca el alma de otros, Graciela Iturbide recurre a su vieja cámara analógica. No reniega del sistema digital, pero prefiere trabajar con rollos de película. «De doce fotos o de 36 si uso mi Leika».

Los contactos sobre la mesa

«Sé que tiene sus cosas buenas, pero para mí revelar las fotografías se ha vuelto ya un auténtico ritual, que no cambiaría por nada y menos por la velocidad digital. Pongo mis contactos sobre la mesa, los observo, los toco, algunos hasta los enmarco. Es una parte que me encanta y me gusta mantener». Y de ese mimo ha salido todo el material que ahora se puede contemplar, recién llegado, como contó el conservador jefe de fotografía de Fundación Mapfre, Carlos Gollonet, de Estocolmo. Las series sobre los indios Seris del desierto de Sonora, que realiza en 1979, y entre las que destaca la bella 'Mujer ángel'; El Baño de Frida, en el que retrata a la pintora a través de sus recuerdos, justo el día que su marido, Diego Rivera, decidió sacar la llave de la cerradura y volver a dejar que el aire y la luz entrara en la estancia. Lo que no había hecho desde su muerte. «En el baño de Frida Kahlo, en Coyoacán, descubrí a una gran mujer y decidí contar su dolor», decía ayer. Cerca de los corsés y de la pierna ortopédica de la pintora mexicana lucen los 'Paisajes y objetos'. También las fotos que llama 'Jardines' y que llevan al papel «las plantas en proceso de terapia. Esas que están recuperándose de una enfermedad». Cierran la exposición las 'Otras fronteras', la serie 'En el nombre del padre', los 'Autorretratos' y, en un lugar preeminente, las mujeres de 'Juchitán', «el trabajo que la consagra a nivel internacional».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate