'Tête (Personnage)', óleo sobre lienzo de Picasso, de 1926, que se exhibe en el Reina Sofía.
'Tête (Personnage)', óleo sobre lienzo de Picasso, de 1926, que se exhibe en el Reina Sofía.

La Masaveu lleva un picasso al Reina Sofía

  • La colección asturiana tiene cedidas otras dos obras para una exposición de Caixaforum y una tercera se muestra en Estados Unidos

  • 'Tête', una pintura de 1926, forma parte de la exposición dedicada al 'Guernica' en su 80 aniversario

Es la exposición del año en Madrid. Esta Semana Santa las colas para acceder al Reina Sofía fueron antológicas y, hasta el 4 de septiembre, cuando echará el cierre, 'Piedad y terror en Picasso: el camino al Guernica' acaparará multitudes. Quienes se acerquen a mirar y gozar de las 180 obras elegidas se encontrarán con una que forma parte de una colección asturiana, la que atesora la Corporación Masaveu y que gestiona la Fundación María Cristina Masaveu Peterson.

Timothy James Clark y Anna M. Wagner son los comisarios de una muestra que conmemora el 80 aniversario del 'Guernica' y analiza en profundidad todo lo que rodea a la emblemática obra del artista malagueño. Ellos eligieron para mostrar en Madrid 'Tête. (Personnage)', un óleo sobre lienzo de 1926 que precisamente en 2014 se pudo ver en la exposición que cada año la Corporación Masaveu organiza en la Feria de Muestras de Asturias durante el mes de agosto. Entonces, el picasso compartió paredes con obras de El Greco, Orlando Pelayo, Eduardo Naranjo, Miquel Barceló y Dalí, entre otros. Ahora su acomodo está entre lo mejor de la producción del genio malagueño y que alumbró el camino hacia su obra maestra. El recorrido es largo y sinuoso y viene a narrar a quien mire atento que no hubiera sido posible para Picasso crear el 'Guernica' sin pasar por todas las etapas anteriores. Esa es la razón de que la muestra arranque con las naturalezas muertas y los interiores de los años 1924 y 1925, para dar paso a cómo el artista abordó la monstruosidad y la violencia a finales de esa década y durante la siguiente, con sus tremendos retratos e interiores realizados al comienzo de la Segunda Guerra.

Son muchas las sombras que se proyectan en esta su particular visión sobre la guerra que tanto entusiasmo ha desatado entre el público español y también internacional, que tiene oportunidad de ver juntas por vez primera obras llegadas desde colecciones públicas y privadas de diferentes partes del mundo.

Pero no es la exposición de Picasso la única en la que obras de la colección Masaveu han sido cedidas para ser expuestas. No demasiado lejos del Reina Sofía se encuentra el reconvertido edificio de Herzog & de Meuron que alberga Caixaforum, donde hasta el 11 de junio se expone 'Ramón Casas, la modernidad anhelada'. 'Niña de blanco. (Catalina)', de 1898. Es una de las dos obras cedidas. La otra, 'Le Grand Bal (Madelaine de Boisguillaume)', de 1891, de Santiago Rusiñol y Prats. La exposición exhibe 145 obras del artista que la bautiza y también de muchos de sus contemporáneos, como Picasso, Toulouse-Lautrec, Sargent, Rusiñol o Sorolla, entre otros.

Es también un aniversario, en este motivo el 150 del nacimiento de Casas, el que justifica la muestra conmemorativa organizada por la Obra Social la Caixa. Comisariada por Ignasi Domènech, jefe de Colecciones de Museus de Sitges, y Francesc Quílez, coordinador de colecciones del Museu Nacional d'Art de Catalunya, quiere poner luz sobre la vertiente polifacética de Casas, que, además de su obra pictórica, dejó un importante legado dentro de la publicidad y la obra sobre papel. Las fotografías de época, los dibujos y carteles contribuyen a conocer el trabajo del artista y su forma de entender la modernidad.

Hay otra obra que ha cruzado el Atlántico rumbo a una exposición inaugurada el pasado mes de marzo en la localidad texana de Dallas y organizada por el Museo del Prado en colaboración con el Meadows Museum. 'Entre el cielo y el infierno: los dibujos de José de Ribera' es el título de la muestra comisariada por Gabriele Finaldi (exdirector adjunto de Conservación del Museo de Prado y actual director de la National Gallery de Londres), que ha elegido una obra de la Masaveu, 'Estudio del pintor (Alegoría de las Bellas Artes)', una pieza de en torno a los años 1635-1639 atribuida al Maestro del Anuncio a los pastores. Busca la exposición resaltar la variedad de los dibujos del valenciano, su habilidad técnica en el uso de la pluma, la tinta y el lápiz y la originalidad de su temática: estudios anatómicos y de figuras, escenas cotidianas, o escenas de martirio y tortura. Se organiza coincidiendo con la publicación del primer catálogo razonado de dibujos de José de Ribera, que ha sido coeditado con la Fundación Focus, el Meadows Museum y el Prado. Estará abierta al público hasta el 11 de junio.