El Comercio

Arte a la luz del orgullo arcoíris

Fragmento de 'Maddalena Ventura', obra de José de Ribera conocida popularmente como 'La mujer barbuda'.
Fragmento de 'Maddalena Ventura', obra de José de Ribera conocida popularmente como 'La mujer barbuda'. / MUSEO DEL PRADO
  • El Prado y el Thyssen sacan del armario casi medio centenar de obras que desafiaron el canon heterosexual

Desde sus mismos orígenes el arte desafió la convención. En la India, Egipto o Grecia se rompió ya el canon heterosexual milenios antes de que se acuñara el término homosexual -siglo XIX- y surgiera la bandera arcoíris, a finales del siglo XX, que hoy simboliza el orgullo de la diferencia. Al calor del World Pride que traerá a Madrid una marea humana, el Museo del Prado y su vecino Tyssen-Bornemisza 'sacan del armario' metafóricamente las obras de sus colecciones que desafiaron el patrón heterosexual y celebraron los amores diversos y diferentes.

'La mirada del otro. Escenarios para la diferencia' es el itinerario que propone el Prado hasta el próximo 10 de septiembre. Un recorrido por una treintena de obras relacionadas con «identidades no normativas». Son pinturas, esculturas y dibujos, casi todas de la colección permanente y visibles en sus salas, y que el museo nos invita a mirar con otros ojos. «Se trata de contemplar la realidad histórica de las relaciones sentimentales entre personas del mismo sexo y de las identidades sexuales no normativas», según Álvaro Perdices, uno de los dos comisarios de la muestra.

Es la primera vez que el Prado pone el foco en la temática que hoy agrupan las siglas LGTBI, tan antigua como la pintura pero que suele estar relegada en muchos museos de arte antiguo y moderno, al contrario que en los de arte contemporáneo, donde es más habitual. Según el director de Prado, iniciativas como esta dan sentido a la condición pública del museo. «Quiero destacar hoy la palabra público porque es un museo para todos y tiene la obligación de dar cabida a todas las sensibilidades, de ser incluyente y no excluyente», dijo Miguel Falomir, que añadió que «nunca es tarde si la dicha es buena».

También el museo Thyssen-Bornemisza ha diseñado en la misma línea 'Amor diverso', un recorrido que conecta quince obras con iconografía, temas y personajes «relacionados con la cultura, la sensibilidad y la experiencia del colectivo LGTBI». Obras que, según el museo, «han estado presentes en el arte, aunque a veces de manera casi invisible».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate