Los acusados de vender una escultura falsa de Dalí aseguran que es auténtica

E. C. GIJÓN.

Los dos acusados de vender una escultura falsa de Salvador Dalí a un comité japonés declararon ayer en el juicio que es auténtica y que no estafaron al grupo de japoneses que la adquirió como recuerdo de la exposición de Okinawa de 1975 en la que se exhibió la obra como tributo a las víctimas de la II Guerra Mundial.

En el juicio ante la sección 22 de la Audiencia de Barcelona de clararon dos de los tres acusados inicialmente -ya que el propietario de la obra, el marchante asturiano Juan González-Quirós, ha sido apartado de la causa debido a su estado de salud- y ambos han afirmado que la escultura del artista ampurdanés 'Dios Solar emergiendo de las aguas de Okinawa' es auténtica.

El fiscal les acusa de un delito de estafa y por ello solicita un año y medio de prisión para cada uno, el pago de una multa de 2.800 euros, además de una indemnización para los afectados de 372.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos