El amanecer de cada día

El amanecer de cada día

Pelayo Ortega firma la imagen del 140 aniversario de EL COMERCIOUn joven repartidor de periódicos, con un pie en el pasado y otro en el futuro para caminar sobre el presente, se incorpora durante todo el año a la cabecera

MARÍA DE ÁLVARO GIJÓN.

Era 3 de septiembre y el siglo XIX enfocaba a su fin. Aquel día de 1878 Gijón, Asturias, amanecía con EL COMERCIO y desde aquel día de 1878 no ha dejado de ser así. Ese sol nuevo que sale a diario es el que ha querido reflejar Pelayo Ortega en su creación para el 140 aniversario de este diario, un sol que sale iluminando un horizonte conocido y que da luz a la figura que el pintor ha elegido como imagen del aniversario: un joven repartidor de periódicos como aquellos que vocearon los primeros números. Un niño que se incorpora desde hoy y durante todo el año a la cabecera del periódico y que es, al mismo tiempo, guiño nostálgico y cargado de agradecimiento al pasado, a la historia; empeño decidido en el futuro, como lo son todos los niños, y compromiso con un presente que pisa firme entre aquel 1878 y este 2018.

El guaje de Pelayo Ortega, realizado y generosísimamente obsequiado por nuestro artista más internacional para celebrar la efeméride, tiene, en palabras de su autor «un pie en el pasado y otro en el futuro» para caminar sobre un «presente eterno», ese que se labra cada día noticia a noticia, reportaje a reportaje. Y el caminar no tiene un escenario abstracto sino familiar y fácilmente reconocible. En el fondo de la imagen, realizada en dibujo y 'collage' sobre papel, se adivinan las nubes pegadas al sol y un mar, el Cantábrico, escenario y parte sustancial de esta cabecera en el que no faltan pez y barco cargados de simbolismo. También la ciudad, edificios de un Gijón y de una Asturias que crece, junto a la naturaleza, representada en un único árbol. Un ciclista marca el ritmo seguro mientras en primer término el niño posa el pie que avanza en una acera que puede ser cualquiera del mundo, pero en la que se sugiere bien a las claras el Muro de San Lorenzo, escenario tantas veces del devenir del decano de la prensa asturiana.

El guaje de Pelayo Ortega para EL COMERCIO es la constatación de que 140 años solo se pueden construir paso a paso y que esos pasos han de ser necesariamente firmes y hacia adelante, como los que da el pequeño con sus pantalones cortos, su gorra y su sonrisa abierta.

El rojo de EL COMERCIO, el amarillo del sol y el verde de Asturias son los colores que acompañan los trazos negros sobre el papel en un original del que se han realizado una serie de cuidadas copias. El pequeño repartidor de periódicos es el homenaje a una historia más que centenaria y a la vez aviso a navegantes de una vocación clara: la de cumplir, como mínimo, otros 140 años con idéntico paso firme y amaneciendo cada día. Igual que el sol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos