El Arqueológico atrajo a 28.214 visitantes entre enero y julio

Hebilla de cinturón y aplicación de oro halladas en la necrópolis visigoda de Argandenes. / E. C.

El museo asturiano recibió casi un 11% más de público que en el mismo periodo de 2016 y un 37% más que en 2013

REDACCIÓN GIJÓN.

El Museo Arqueológico de Asturias ha hecho recuento de los visitantes que ha tenido entre enero y julio de 2017 y en la suma le han salido 28.214 personas. El resultado supone un incremento de un 10,98% si se compara con el mismo periodo del año pasado, cuando disfrutaron del equipamiento cultural 25.115 personas.

Según los datos facilitados por la Consejería de Cultura, si atendiéramos al número de visitantes que recibía el centro en 2013, veríamos que las cifras se han incrementado considerablemente. Tanto que ahora lo han disfrutado un 36,8% más de personas. Hace cuatro años, en el mismo periodo, es decir, en los siete primeros meses del año, accedieron al equipamiento 17.830 usuarios.

Las causas de este incremento se encuentran en la regularización de las visitas guiadas para estudiantes, el incremento de las visitas especializadas y, especialmente, en las exposiciones. Este año, el Arqueológico ha albergado las muestras 'Las primeras ciudades hispanoamericanas. Testimonios materiales' y 'Artifex, Ingeniería romana en España', a la que acompañaron un ciclo de conferencias y visitas guiadas, y que permanecerá abierta hasta finales del próximo mes.

El equipamiento, además, continúa sus labores de investigación y restauración. En el departamento de conservación se encuentran actualmente diversos materiales procedentes del yacimiento de Picu L.lagüezu, en Lena. Si bien parte de estos aún están en tratamiento. Recientemente se han restaurado los materiales de la última campaña llevada a cabo en el yacimiento de Argandenes, en Piloña, donde se estudia una necrópolis visigoda. Ahí se han hallado hebillas de cinturón y aplicaciones de oro y metálicas. También se ha restaurado una punta de lanza localizada en la cueva de la Cerrosa, en Suarías, así como una cucharilla litúrgica de bronce de época románica, localizada en el entorno de San Juan de Ables, en Llanera.

Fotos

Vídeos