El arte concreto de Estrada toma el Valle

Una de las series del creador argentino que se exponen en el Evaristo Valle. / FOTOS: PURIFICACIÓN CITOULA

La muestra 'Pinturas y relieves' exhibe 24 piezas recientes del creador y podrá visitarse hasta el próximo 23 de diciembreEl museo inaugura su temporada de otoño con una exposición del artista argentino afincado en el Empordá

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA GIJÓN.

La Fundación Museo Evaristo Valle abrió ayer su temporada de otoño con la inauguración de una muestra del artista Adolfo Estrada (Buenos Aires, 1942) y que, bajo el título 'Pinturas y relieves', ofrece 24 piezas de su obra más reciente. Estrada está considerado una figura clave del arte concreto en España, donde reside desde 1959 y donde ha desarrollado una intensa trayectoria cuyos frutos han recorrido innumerables salas de Europa o América Latina y se encuentran en importantes colecciones, entre ellas el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

El autor, presente en la inauguración, se mostraba complacido de exponer sus trabajos en una ciudad a la que le trajo en la década de los setenta su amigo el escultor José María Navascués (1934-1979) y cuyo recuerdo emocionado le acompañaba en el regreso a la Quinta de Valle, un lugar que considera «idóneo, como un anillo al dedo» para sus cuadros, ya que reconoce: «No me gustan los grandes espacios, prefiero las salas pequeñas donde la cercanía es más humana». Y, coherente con este criterio a la hora de mostrar su obra, el propio artista se define: «Soy básicamente un pintor de cámara».

Las piezas reunidas en 'Pinturas y relieves' presentan lienzos realizados desde el año 2010 hasta la actualidad, de los que Adolfo Estrada estima que «lo más representativo serían piezas desde el 14 hasta ahora. Siguen mi trayectoria habitual. Suelo decir que siempre estoy pintando el mismo cuadro, porque siempre estoy insistiendo, insistiendo... que no es repetir», afirma.

En la muestra son visibles las series que comparten una fuga y un esquema similares en los que cambian los colores, favoreciendo la aparición de vacíos, un formato en el que el artista se siente especialmente cómodo: «Acostumbro a trabajar en series. Me gusta la relación de unas piezas con otras, el diálogo que van estableciendo entre ellas, y lo que más me interesa es esa relación que hay entre una y otra, lo que no se ve», explicaba ante las piezas de una de estas series.

Recluido en su estudio y vivienda del Empordá -diseñado por el propio artista e integrado en el entorno natural-, Estrada ha ido elaborando con obstinado rigor una obra que bebe en las fuentes del Hard edge, movimiento de pintura abstracta desarrollado en California en la década de los sesenta y en las corrientes que lo inspiraron hace un siglo, como De Stijl (El Estilo).

En su utilización del color y la relación entre las formas busca crear espacios en los que es posible detectar referencias a los retablos del Quatroccento, la geometría de Palazuelo o las pinturas de Ben Nicholson o Serge Poliakoff, como han señalado quienes se han ocupado de su obra, entre ellos Carlos Martí Aris, Luis Marsans y Juan Ariño (autor del montaje de la muestra) en los textos del catálogo de la muestra.

Su casa-taller del Empordá, con la austeridad de sus líneas arquitectónicas, es un fiel correlato del modo en que afronta este artista su trabajo: «Sigo la máxima 'Ora et labora' de los monjes medievales, trabajo todos los días, no paro nunca. La gente me pregunta: '¿Y tú cuando té jubilas?'. Y yo respondo: '¿Jubilarme de qué, si para mí esto es vivir'». Y cita a Cesare Pavesse y el título de sus diarios: 'Il mestiere di vivere'. «Es un autor que me apasiona y al que siento muy cercano en los paisajes ampurdaneses, con la vida marcada por las cosechas, como el Piamonte de su infancia».

La exposición que se puede visitar hasta el 23 de diciembre es una ventana abierta a la obra viva de este artista y acerca de cuya acogida entre los gijoneses no alberga dudas Bablo Basagoiti, responsable de comunicación de la Fundación: «El recibimiento va a ser bueno. Se trata de un autor con una trayectoria inmensa, sólida y de gran altura. El público interesado en el mundo del arte lo va a reconocer, como siempre sucede ante un verdadero artista Adolfo Estrada. Para nosotros es un privilegio poder tenerlo aquí», manifestaba momentos antes de la inauguración y el olfato no le falló, porque a la presentación asistió numeroso público.

Fotos

Vídeos