La Asturias del patrimonio dispar

Fábrica de La Vega. Ayuntamiento y ministerio mantuvieron recientemente una reunión. Lleva cinco años cerrada./PABLO LORENZANA
Fábrica de La Vega. Ayuntamiento y ministerio mantuvieron recientemente una reunión. Lleva cinco años cerrada. / PABLO LORENZANA

Decenas de equipamientos languidecen mientras que otros aspiran a revivir su esplendor | El viejo edificio de Tabacalera y la fábrica de La Vega son dos de las joyas industriales emblemáticas para Gijón y Oviedo

Azahara Villacorta
AZAHARA VILLACORTAGijón

Dos de los estandartes del patrimonio cultural asturiano, el viejo edificio gijonés de Tabacalera y la fábrica de armas de La Vega, en Oviedo, están en el punto de mira de los equipos de Gobierno de las dos ciudades, que aspiran en convertirlos en emblemas. En Gijón, desde que la factoría de tabacos echase el cierre en 2002, ha permanecido en medio de un encendido debate que pasa por convertirlo en un baluarte cultural y cívico, una aspiración irrenunciable para la alcaldesa, Carmen Moriyón, que parece decidida a imprimirle el impulso definitivo de una vez por todas con unos presupuestos que prevén el último espaldarazo para sus obras de consolidación con 2,18 millones de euros. Entre tanto, a menos de treinta kilómetros, el tripartito ovetense no ha conseguido aún un acuerdo con Defensa que consiga dar una salida digna a 122.000 metros cuadrados inútiles y poblados por maleza, plumeros de la Pampa y cristales rotos desde el traslado de la actividad fabril a Trubia en 2012, pero tampoco ceja en su empeño.

Y, mientras que eso sucede en las dos principales urbes de Asturias, la tierra de los cien museos y centros de interpretación -del queso al urogallo pasando por los hórreos o los lavaderos-, decenas de equipamientos culturales y sociales languidecen por falta de fondos y desidia o por una letal combinación de ambas cosas.

Tabacalera. Las obras de consolidación se vieron ralentizadas por la aparición de nuevos restos arqueológicos.
Tabacalera. Las obras de consolidación se vieron ralentizadas por la aparición de nuevos restos arqueológicos. / JOAQUÍN PAÑEDA

Los hay que han acabado en los tribunales, como la Azucarera de Pravia, otra joya del patrimonio industrial que ha recorrido un camino lleno de baches hacia su rehabilitación desde que, en 2006, Ayuntamiento y Principado firmasen un convenio para reformarla por 4,2 millones de euros. El acuerdo estipulaba que las obras finalizarían en 2011. Hoy siguen sin rematar, aunque el Consistorio confía «en que se reanuden este mismo año». De titularidad pública, como Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, mascarón de proa de la vanguardia artística, que cierra tres meses al año y tres días a la semana y acumula una deuda de 1,7 millones. O de titularidad privada, como el Palacio de Revillagigedo, que ahora se alquila para fiestas y eventos tras la desaparición de toda la actividad artística que acogió a través de la Obra Social y Cultural de Cajastur.

Centro

600.000 euros de fondos mineros abandonados

Centro de Apoyo a la Integración de Carbayín Alto. Ha sufrido numerosos robos y actos vandálicos.
Centro de Apoyo a la Integración de Carbayín Alto. Ha sufrido numerosos robos y actos vandálicos. / SUSANA SAN MARTÍN

No es necesario moverse del corazón de Asturias para encontrar las huellas del abandono, porque el concejo de Siero tiene inutilizado desde hace cuatro años un equipamiento público en la parroquia de Santiago de Arenas que costó 600.000 euros procedentes de los fondos mineros. Así que, desde que se construyese en 2009, la única beneficiaria del edificio ha sido la asociación Cébrano, que tuvo allí su sede hasta finales de 2013, tras firmar un convenio de colaboración con el Ayuntamiento.

A partir de entonces, el edificio de Carbayín Alto quedó abandonado y sufrió numerosos robos y actos vandálicos. Hasta que, en 2015, el PP de Siero solicitó adoptar medidas de seguridad y propuso destinarlo a centro de día. La moción se aprobó en el Pleno, pero tan solo se tapiaron las ventanas.

Poco después, la Junta General del Principado aprobó otra propuesta de los populares para rehabilitar el inmueble y darle un uso social. Y, en noviembre de 2015, un empresario propuso asentar en ese edificio un Centro de Apoyo a la Integración.

El interesado presentó su proyecto al Gobierno de Siero y a todos los grupos municipales, pero no se ha vuelto a saber nada más del asunto. Lo que sí es seguro es que precisará de una cuantiosa inversión para poder ser reutilizado.

Carreño y Gozón

El museo del ferrocarril que nunca termina de arrancar

Centro de la Naturaleza de Cabo Peñas. Proyectado hace más de una década, la falta de fondos ha impedido abrirlo.
Centro de la Naturaleza de Cabo Peñas. Proyectado hace más de una década, la falta de fondos ha impedido abrirlo. / TAREK HALABI

Entre tanto, en Gozón, el Gobierno local trabaja para sacar adelante el Centro de la Naturaleza de Cabo Peñas, pero recuperarlo tendría un coste de 300.000 euros.

El plan para acondicionar esta edificación se puso en marcha hace catorce años, sin que hasta el momento se hayan abierto sus puertas al público. El objetivo sería crear un espacio donde tanto vecinos como foráneos puedan conocer más profundamente el entorno que les rodea. Una actuación que el PSOE espera poder financiar con fondos europeos.

En Carreño, el actual Gobierno inauguró el pasado año en Tamón un museo sobre la historia del ferrocarril, la llamada Casa de Acogida de la Familia Ferroviaria, que no acaba de arrancar. Los vecinos han criticado en numerosas ocasiones que «las puertas siempre están cerradas» y las visitas son mínimas. Aún así, el BOPA publicó el pasado 20 de octubre el anuncio de licitación del contrato de concesión administrativa de uso privativo de bien de dominio público para gestión y explotación del CIR de Tamón, de la pista polideportiva y del equipamiento cultural.

Caudal

Un aula sin contenido desde hace seis años

Si viajamos hasta la comarca del Caudal, encontramos el proyecto para albergar el Aula de la Vía Carisa en Aller, un equipamiento que tendría que mostrar los hallazgos salidos de las excavaciones arqueológicas en los campamentos romanos del concejo.

Las obras del recinto finalizaron en febrero de 2011 y se sigue a la espera de que se le dote de contenido. Una conclusión que estaba ligada al Plan Turístico de la Montaña Central, financiado con fondos mineros, pero aquellas ayudas nunca llegaron.

El alcalde del concejo, David Moreno, también anunció la apertura del nuevo museo de Nembra para diciembre de 2013 con una inversión de unos 80.000 euros, pero los retrasos se acumulan y sigue sin haber previsión para su entrada en servicio.

En Mieres se encuentra el Pozo Santa Bárbara, declarado Bien de Interés Cultural, que experimentó una rehabilitación parcial con una inversión de más de 600.000 euros y que permanece cerrado desde 2015. El Consistorio ha presentado varias propuestas de contenido, pero está a la espera de que Hunosa ceda la titularidad de las instalaciones. Y, sin movernos de la localidad, encontramos la Casa Duró, un centro de exposiciones que cerró en 2012 por el alto coste de su mantenimiento, unos 2.000 euros por muestra.

Para darle un uso alternativo, el Ejecutivo de IU ha decido ceder el espacio para el desarrollo de las actividades de Proyecto Hombre en el municipio y ya se ha iniciado la adaptación del inmueble para su apertura la segunda quincena de noviembre.

Nalón

Incógnitas y poco personal en Caso y Sobrescobio

uLa Casa del Agua de Sobrescobio. Abre de jueves a domingo por la mañana. Tuvo un coste de un millón de euros.
uLa Casa del Agua de Sobrescobio. Abre de jueves a domingo por la mañana. Tuvo un coste de un millón de euros. / JUAN CARLOS ROMÁN

Entre tanto, en la Casa del Agua de Sobrescobio, los trabajadores no tienen claro si van a abrir este mes, porque en septiembre y octubre el equipamiento solo estuvo operativo de jueves a domingo de diez de la mañana a dos de la tarde.

La gestión del centro corre a cargo del Principado, donde llevan más de dos años diciendo que se trata de una medida provisional y que su pretensión es abrirlo todos los días.

Por ahora, lo único cierto es la Casa, que tuvo un coste aproximado de un millón de euros, era el museo más visitado de todo el valle hasta 2010, cuando la entrada era gratuita. Pero, tras un cierre temporal y su reapertura en abril de 2014 como un equipamiento de pago, nunca volvió a funcionar como antes, llegando a cerrar durante varios meses en temporada baja y a pesar de contar con una nueva exposición, que no cuajó.

Pocos kilómetros más allá, en Caso, se encuentran el Museo de la Apicultura en las antiguas escuelas de Tanes y el museo de la Madera y la Madreña en Venero, ambos municipales y gestionados por la empresa 'Vive Asturias', contratada por el Ayuntamiento. Su coste anual es de unos 7.000 euros, pero únicamente abren al público general los fines de semana. Así que la dura realidad es que los cierres y las reaperturas en los equipamientos museísticos casinos son algo habitual en las diferentes épocas vacacionales desde, aproximadamente, el año 2012. Y eso porque, con anterioridad, permanecían abiertos gracias a los planes de empleo, para después utilizar distintas fórmulas que no llegaron a cuajar.

Occidente

Polémica en el Centro de Interpretación de la Ría del Eo

Centro de Interpretación de la Ría del Eo. Permanece cerrado al público desde hace un año por falta de personal.
Centro de Interpretación de la Ría del Eo. Permanece cerrado al público desde hace un año por falta de personal. / DAVID SUÁREZ FUENTE

El Centro de Interpretación de las Hoces del Esva, ubicado en las antiguas escuelas de Agüera en el Valle de Paredes, en Valdés, también permanece cerrado al público desde hace un año por falta de personal.

La junta directiva de la asociación de vecinos venía abriéndolo de manera voluntaria, una iniciativa popular que se vio interrumpida ante la renuncia de los anteriores responsables. Ahora, las personas que les han dado el relevo están planeando abrirla al público «la próxima Semana Santa y durante el verano», pero son conscientes de que será un parche temporal y piden subvenciones para dotar al centro de personal que permita abrirlo durante todo el año. Por no hablar de que el inmueble cuenta con innumerables problemas, desde las goteras a un proyector audiovisual estropeado o la falta de agua, que provocan que no sea operativo.

El concejo también se quedó sin su Museo del Calamar Gigante a causa de los embates del mar en febrero de 2014, lo que ha obligado a trasladar una colección de grandes cefalópodos única en el mundo al Parque de la Vida de La Mata (también en Valdés) mientras el Principado estudia nuevas posibilidades para ubicarlo.

Y mientras, en Castropol, el Centro de Interpretación de la Ría del Eo, inaugurado en marzo de 2010 y en el que se invirtieron más de 1,2 millones de euros, permanece, asimismo, clausurado desde hace meses.

El centro ha sido motivo de polémica en el Ayuntamiento castropolense, ya que el PP ha pedido al Gobierno socialista «que se traslade a un lugar más fácil de visitar». Y es que el equipamiento se encuentra ubicado en las antiguas instalaciones de Serrasa, alejado del centro de la villa.

En Naraval (Tineo) se encuentra el Museo Vaqueiro de Asturias, que nació en el año 2000 y que solo funciona durante los meses de verano, mientras que el resto del año es necesario solicitar cita previa a través de la Oficina de Turismo.

Y en Degaña echaba a andar la antigua Fábrica de Luz el pasado mes de agosto, que el Ayuntamiento pretende convertir en un atractivo más para el turismo. Sin embargo, el edificio de la central eléctrica, rehabilitado en 2011, apenas abre sus puertas en días señalados. El motivo se repite: falta de personal.

Oriente

La didáctica del Ídolo de Peña Tú, vedada al público

Y del Occidente al Oriente, donde el aula didáctica del Ídolo de Peña Tú, inaugurada en 2006, se encuentra actualmente cerrada al público (en su página web se indica que es necesario llamar al Ayuntamiento para conocer las condiciones de la visita) después de que los vecinos de Vidiago solicitasen «medidas de seguridad» para el edificio y denunciasen que «muestra una imagen de abandono absoluto y un entorno descuidado y representa un peligro para los visitantes que se acerquen hasta allí», como se encargaron de demostrar los desprendimientos de los aleros de acero que funcionan como tejado.

Fotos

Vídeos