El Bellas Artes incorporará a dos nuevos restauradores a lo largo de este año

Trabajadores instalan el 'Retablo de la flagelación de Leonor de Velasco'. /  ÁLEX PIÑA
Trabajadores instalan el 'Retablo de la flagelación de Leonor de Velasco'. / ÁLEX PIÑA

Su Patronato estudia demoler o rehabilitar el edificio de oficinas para acometer la segunda fase de la ampliación

JOSÉ L. GONZÁLEZ GIJÓN.

El Museo de Bellas Artes de Asturias incorporará a dos nuevos restauradores a lo largo de este año. Esa es al menos la intención del consejero de Cultura y presidente de su patronato, Genaro Alonso, según afirmó ayer en el transcurso del Pleno de la Junta General del Principado. El máximo responsable del área de Cultura señaló que ya se ha modificado la relación de puestos de trabajo del museo para incorporar a dos nuevos profesionales a este departamento. La intención es cubrir las plazas «a lo largo de este año».

El anuncio responde a la demanda del director de este espacio, Alfonso Palacio, quien lleva años reclamando mayor dotación de personal para la pinacoteca. Según explicó ayer, la provisión de dos nuevos restauradores es la necesidad «más imperiosa» que tiene la institución, aunque no la única. Palacio recordó que sigue siendo necesaria la incorporación de personal de sala y vigilancia, máxime después de una ampliación con la que se ha conseguido duplicar el espacio expositivo. En este sentido, el consejero de Cultura explicó que «se está trabajando con una empresa externa» para incorporar a este personal, aunque no dio cifras concretas de contrataciones.

El anuncio de Genaro Alonso llegó tras las preguntas de PP y Foro acerca de las medidas que el Gobierno regional tenía pensado tomar para mejorar la situación del museo y terminar proyectos pendientes, como la segunda fase de la ampliación. El consejero explicó que, en el seno del Patronato, se está debatiendo qué hacer con el edificio de oficinas del centro, anejo al Palacio de Velarde, para acometer estas obras. «Para la segunda fase estamos hablando de dos posibilidades: la demolición del edificio y posterior construcción de uno nuevo o su rehabilitación», afirmó.

Habilitar el almacén

La construcción de esta segunda fase supondría ganar «400 metros cuadrados de espacio expositivo», contar con un salón de actos y la mejora de las comunicaciones entre los diferentes edificios que componen el museo. Pero, sobre todo, permitiría poner en funcionamiento el almacén de los fondos artísticos en el segundo sótano con la instalación de un montacargas. «Soy muy pragmático y entiendo la gestión como un camino en el que hay que dar pasos, y el primero es el personal. De nada sirve la segunda fase de la ampliación si no hay personal», afirmó Alfonso Palacio.

Genaro Alonso, ante las críticas de los dos partidos de la oposición, que afearon su «falta de compromiso» con la institución, señaló que el Principado tiene «un compromiso innegable» con la segunda fase de ampliación y con el propio museo. «Me resisto a admitir que no tengamos compromiso con el museo; lo tenemos a esgaya».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos