La colorida lucha de Avelino Sala en América

Arriba, los cuadros que Avelino Sala dedica a los discursos de Trump, colgados en la galería de Nueva York, junto al cóctel Molotov. Debajo, los escudos con la bandera americana deconstruida.

El artista asturiano cuelga hasta el 31 de agosto en la galería Ethan Cohen Fine Arts, en el barrio neoyorquino de Chelsea, su colección 'Action riot paintings'

MIGUEL ROJO GIJÓN.

Avelino Sala (Gijón, 1972) se ha presentado en Nueva York con dos series distintas de pintura y alguna escultura. Su trabajo se muestra en la galería Ethan Cohen Fine Arts, en el barrio de Chelsea, donde espera acaparar miradas americanas hasta el próximo 31 de agosto. Por un lado, el artisto asturiano presenta lo que él llama «pinturas de revuelta», 'Action riot paintings', en las que deconstruye mediante manchas de color las banderas de Estados Unidos, China, México o Colombia. Y lo hace sobre escudos antidisturbios de la Policía, dotando así de una potente carga subyacente lo que, en una primera mirada, entra por el ojo como divertida propuesta colorista. Así, sobre este policarbonato del que están hechos los escudos, su discurso sirve «para cuestionar el tema de la identidad, recordando que en el fondo las banderas son trapos de colores cosidos», explica el artista. Él, con la corriente de la denominada 'pintura de acción' como inspiración, ofrece «las banderas, como si hubiesen explotado sobre los escudos».

A su lado, la otra serie, en papel, titulada 'Nuevos paisajes', una evolución de sus clásicas acuarelas que, a pesar de su estética colorista, también hablan de lucha, de conflicto. «Reflejan el caos en Occidente», resume. De nuevo, sobre esos cuadros aparentemente inocentes, que podría colgar en su salón cualquier votante republicano, lo que se muestra son discursos de Donald Trump, rematados con spray sobre la acuarela que sirve de base. Una palabra, en blanco, resalta el tema principal, en todos los casos polémico en boca del presidente norteamericano: la gente negra, las mujeres y el muro de México. Frente a estas tres piezas, coloca Avelino Sala una pieza de mármol. De ella nació gracias al cincel un cóctel molotov, una obra realizada por el gijonés durante una residencia artística en Carrara, en Italia. «Era una serie sobre la anarquía y sus símbolos», rememora.

Avelino Sala, que ayer estaba de paso en Gijón, vuelve hoy mismo a Barcelona, donde reside actualmente, después de diez días de trabajo en Nueva York para montar su exposición en Manhattan. No es su único proyecto en marcha. Este año 2017 dejará su huella en muestras colectivas para el MUSAC, otra en la Bienal de Arte Urbano de Cuenca (Ecuador), en la Bienal de Venecia, otra más en Albi (Francia).... Siempre crítico con la actualidad, pero siempre buscando la belleza a través de su trabajo. Hacer pensar, pero deleitando.

Fotos

Vídeos