Diez jornadas intensas y apasionantes

A. P. LORIENT.

Quedarán para los postres dominicales los últimos episodios, pero bien puede decirse que el Festival Intercéltico de Lorient correspondiente a la edicióncuarenta y siete finalizaba ayer tras diez jornadas de gran pasión e intensidad. Como siempre.

La delegación asturiana ha tenido una presencia relevante, comenzando por el concierto que Hevia ofreció en el Espace Marine y siguiendo por la omnipresencia en distintos escenarios del Grupo de Baile Xeitu y la Banda de Gaitas de Candás. A Anabel Santiago la vimos sinceramente emocionada tras su intervención en el Palacio de Congresos, donde cautivó al público, de igual manera que lo hizo en el escenario de recepción de Bretaña.

Dixebra hubo de luchar contra los elementos de una noche desapacible, pero tiene muchos voltios, watios y talento Xune Elipe para amedrentarse. Subió la temperatura. José Manuel Tejedor, que le acompañó (en el acordeón, Javier Tejedor) y también participó en el homenaje a Gordon Duncan, estimaba que acaso la monumentalidad del certamen haya ido desbordando a los artistas para convertirse en un acontecimiento que les sobrepasa. Pero no se le pueden poner puertas al éxito.

El Trofeo Mac Crimmon viene una vez más hacia Asturias, en el puntero del jovencísimo Jaime Álvarez.

E incluso el Kitchen Music Lancelot -gaita y humor- fue acaparado por tres asturianos, Iñaki Santianes, Jesús Fernández y Fernando Vázquez. Casi podría decirse que Asturias, como una moto.

Fotos

Vídeos