La donación Arango crece con tres obras

San Pedro entronizado con dos cardenales. Obra de Juan de la Abadía de la segunda mitad del siglo XV, óleo sobre tabla, 150x100.
San Pedro entronizado con dos cardenales. Obra de Juan de la Abadía de la segunda mitad del siglo XV, óleo sobre tabla, 150x100.

El empresario cederá también 350 volúmenes de su amplio fondo bibliográfico sobre arte a la pinacoteca asturiana El filántropo amplía su regalo al Bellas Artes con tablas de Juan de la Abadía, inédito en la colección

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Finalmente no serán 29 sino 32 las obras que formen la donación de Plácido Arango al Museo de Bellas Artes de Asturias. El filántropo asturmexicano ha decidido ampliar con tres óleos más el que será su legado para la pinacoteca asturiana. Se trata de otras tantas tablas del pintor aragonés Juan de la Abadía, del siglo XV, de quien el museo no tenía ninguna obra en su colección. Ha querido de esta forma Arango completar su donación que, al igual que con las 29 primeras obras, se hace en calidad de usufructo vitalicio. Igualmente, esas tres piezas se expondrán, previsiblemente a finales de año, en la exposición que albergará el Palacio de Velarde.

Según explicó Alfonso Palacio, director del museo, fue el propio Arango quien, poco después de hacerse pública la donación, quiso ampliarla y así lo hizo saber a los responsables de la pinacoteca, cuya Junta de Gobierno decidió ayer aceptar gustosamente. El fin de Arango no es otro que completar los fondos del museo, al que se siente fuertemente vinculado por sus orígenes asturianos. De hecho, la donación al completo ha querido hacerla en memoria de sus padres, Jerónimo Arango Díaz y María Luisa Arias Fernández, emigrantes asturianos en México, donde él nació en 1931. «Es una muestra más de su inmensa generosidad y su infinito amor por la tierra de sus antepasados, de su filantropía y mecenazgo», apuntó el director del Museo de Bellas Artes.

Las obras de Juan de la Abadía, documentado en Huesca entre 1469 y 1498, son las tablas 'La Virgen, el Niño y Santa Ana', quizá procedente del monasterio de Santa María de Sigena (Huesca); 'San Pedro entronizado con dos cardenales' y 'San Miguel y Santa Engracia', ambas en origen en la parroquia de Marcén (también en Huesca). De la Abadía está considerado uno de los más destacados pintores del arte hispano-flamenco en el reino de Aragón.

A finales de año se mostrarán las 32 obras en el Palacio de Velarde y se editará un catálogo

Además, Arango ha donado al museo una parte importante de su biblioteca. El propio Alfonso Palacio y la bibliotecaria de la pinacoteca asturiana viajaron a Madrid para seleccionar entre los volúmenes que conserva Arango aquellos con los que reforzar los fondos propios, formados por 30.000 volúmenes y que conforman una de las bibliotecas en materia de Historia del Arte más importantes de Asturias sino la más. Son 350 volúmenes los que se donan al museo. No se trata de libros antiguos, sino de obras de bibliografía histórico-artística moderna y contemporánea. Hay, por ejemplo, catálogos de exposiciones del Moma o el Metropolitan de Nueva York.

La donación Arango, que se oficializó a principios de año cuando el patronato del museo la aceptó, incluía entonces 29 obras vinculadas a la Historia del Arte español de los siglo XVI al XX, fechadas entre 1485 y 1992 pertenecientes a 28 artistas de proyección internacional. Juan Correa de Vivar, Luis de Morales, Francisco de Zurbarán, Genaro Pérez Vilaamil, Ignacio de Zuloaga, José Gutiérrez Solana, Antoni Tàpies, Juan Muñoz y Cristina Iglesias son algunos de esos artistas. En marzo, el propio Arango, poco aficionado a aparecer en público, acudía al museo para presentar su donación y ya entonces dejaba entrever su deseo de hacerla crecer. No hay que olvidar tampoco que con anterioridad realizó otra donación de 27 obras maestras al Museo del Prado, de cuyo patronato fue presidente.

La filantropía y el amor al arte de Arango están fuera de toda duda. Porque también con anterioridad había comprado para el Prado una primera edición de los 'Caprichos' de Goya y había donado al Bellas Artes una obra de Darío de Regoyos. En los últimos años, ha querido colocar en dos de los grandes museos españoles las obras más destacadas de su colección, que es un completo recorrido por toda la Historia de la pintura española, incluidos autores contemporáneos.

Si bien estaba previsto que este mismo verano se pudieran ver ya las obras de la donación en el museo y se editara con catálogo con las mismas, esa muestra tendrá que esperar hasta finales de año. Problemas burocráticos vinculados a la contratación de la exposición obligaron a un aplazamiento que Alfonso Palacio confía no se vuelva a producir. De esta forma, a finales de año, se podrán por fin ver las obras públicamente en el Palacio de Velarde y el catálogo de la donación, que contará con la colaboración de notables especialistas.

Fotos

Vídeos