La donación de Aureliano Menéndez permite al Bellas Artes comprar obra

Familiares de Aureliano Menéndez y responsables del museo, en la sala que lleva el nombre del donante donde niños del colegio Bernardo Gurdiel, de Grado, participaban en un taller. /  MARIO ROJAS
Familiares de Aureliano Menéndez y responsables del museo, en la sala que lleva el nombre del donante donde niños del colegio Bernardo Gurdiel, de Grado, participaban en un taller. / MARIO ROJAS

Tras 14 años en el limbo administrativo, el museo gasta parte de los 574.000 euros de su legado en proyectos educativos y la adquisición de piezas

J. L. GONZÁLEZ OVIEDO.

Aureliano Menéndez donó a su muerte en 2002 al Museo de Bellas Artes dinero, bienes inmuebles y un paquete de acciones, todo ello tasado en 574.000 euros. Tras catorce años en el limbo administrativo y gracias al empuje de la familia del donante y de la dirección del museo, se ha podido gastar parte de ese montante en la adquisición de obra y en varios proyectos educativos, una inversión que comenzó en 2016 y que aún se desarrolla. «Queremos homenajear a Aureliano Menéndez, quien ha sido uno de nuestros principales benefactores», afirmó el director del Bellas Artes, Alfonso Palacio, quien ayer estuvo acompañado en el acto por familiares y amigos del donante así como por el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, y el vicepresidente de la Junta de Gobierno del centro y concejal de Cultura ovetense, Roberto Sánchez Ramos, en un acto en el que se presentó a los medios el aula del museo que, desde ahora, lleva su nombre.

La cristalización de esta donación no ha sido sencilla. En 2016, la familia de Aureliano Menéndez se puso en contacto con el museo y, en un trabajo conjunto, se consiguió «localizarla y liquidarla». Esa liquidación se tradujo en la venta de dos pisos, lo que permitió afrontar varios proyectos pendientes del museo. El primero, reforzar su vertiente educativa. «Se ha reformado el taller y hemos puesto en marcha nuevos proyectos», explicó Alfonso Palacio, quien aclaró que ya en el año 2016 se gastaron «125.000 euros».

El gasto el pasado año ascendió a 90.831, cerca de 50.000 de los cuales se dedicaron a la adquisición de obra para los fondos del museo. Desde el año 2011, las limitaciones presupuestarias han impedido ampliar la colección del Bellas Artes con la compra de nuevas piezas, un déficit que, en parte, se ha paliado con esta donación. «Teníamos un compromiso de adquirir obra de los artistas asturianos que han expuesto en el museo estos últimos años. Hemos comprado obra de Carlos Suárez, Avelino Sala o Ramón Isidoro. Son siete obras de artistas contemporáneos asturianos», explicó el director del centro. La intención de los responsables del museo es seguir comprando obra, aunque no se limitará el abanico a los artistas de la región ni tampoco a la época contemporánea. Para ello cuentan aún con una partida, además del dinero de las acciones donadas en 2002, que aún no han sido liquidadas y que en su día fueron tasadas en unos 285.000 euros.

El ahijado de Aureliano Menéndez, Javier Álvarez, hizo una semblanza de su padrino, «sportinguista y amante de su tierra», y criticó la «dejadez» de la administración a la hora de ejecutar la donación. «Si hubiera conocido el largo camino hasta hoy, quizá se lo hubiera pensado. Pero si hubiera conocido a Alfonso (Palacio) no hubiera tenido dudas», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos