Elogio de la generosidad y el arraigo en «un gran día para la cultura asturiana»

Miguel Zugaza saluda a Arango ante la mirada de la escultora Cristina Iglesias.
Miguel Zugaza saluda a Arango ante la mirada de la escultora Cristina Iglesias.

«El de Arango es un gran gesto de solidaridad y compromiso con su tierra», afirma el vicepresidente del Patronato del Museo

M. F. Antuña
M. F. ANTUÑAOviedo

Nadie escatimó en elogios. La ocasión merecía el agradecimiento general. De modo que el nombre de Plácido Arango resonó una y mil veces relacionado con palabras tan hermosas como filantropía, solidaridad y, por encima de todo, generosidad. Genaro Alonso, consejero de Cultura, fue el primero, durante la presentación de la donación, en hacer los honores al empresario asturmexicano y destacar su «complicidad con Asturias». «Esto es algo singular e histórico, que trasciende lo meramente patrimonial y conecta el arte con la filantropía, y el resultado es el beneficio común». Alonso es presidente del Patronato del Museo de Bellas Artes y Roberto Sánchez Ramos, el vicepresidente. «Hoy es un gran día para la cultura asturiana», celebró Rivi, que definió como «un gran gesto de solidaridad y compromiso con su tierra» la decisión de Arango de donar estas 33 obras. Por cierto, que anunció que el Ayuntamiento de Oviedo prevé introducir la exposición en todos los programas culturales de la ciudad para el verano.

Alfonso Palacio, director del Bellas Artes, fue quien se encargó de dejar claro que la donación tiene como destinatarios a todos los asturianos. «Se hizo sin contrapartidas, con el objetivo de reforzar al máximo posible los fondos; es un acontecimiento histórico para el Museo de Bellas Artes y para toda la sociedad asturiana que se enrique material y espiritualmente de ella», anotó.

Plácido Arango, que hizo la donación en memoria de sus padres, Jerónimo Arango Díaz y María Luisa Arias Fernández, ha querido que las obras que con tanto mimo eligió y adquirió a lo largo de los años estén en Asturias por algo más que una cuestión de raíces. «Que se elija para una donación de este calibre a esta institución significa que está consolidada en su calidad», apuntó Javier Barón, que colocó este regalo de Arango al mismo nivel de importancia del que realizó al Museo del Prado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos