La familia de Pico ofrece su obra a Gijón

'Paquebote', de 2009. Donación póstuma al Museo Evaristo Valle./
'Paquebote', de 2009. Donación póstuma al Museo Evaristo Valle.

Desde hace meses trata de cerrar un homenaje expositivo en el Museo Jovellanos, tras el que haría efectivo el legado del respetado creador Espera respuesta del Ayuntamiento y recuerda hoy al pintor en el primer aniversario de su muerte

PACHÉ MERAYO GIJÓN.

Rodolfo Pico, del que el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, dijo que en su caso la «pintura rima con ternura», no tiene obra en la pinacoteca de Gijón. Su firma, una de las más respetadas y queridas de la ciudad y de Asturias, no está representada en las colecciones públicas. Pero ahora que se cumple un año de su muerte -su cuerpo aparecía sin vida en su taller el 1 de marzo tras dos días ya inerte- esa situación podría cambiar. Sus herederos, su familia, quiere donar algunas de sus pinturas al Museo Jovellanos, donde desearían que se celebrara una exposición conmemorativa. Esa es la única contrapartida que piden, algo que el mundo del arte reclama desde que la noticia de su muerte cambió el gesto a los amantes de la pintura. «Creemos que sería algo muy bonito», dice Trinidad Pico Iglesias, su hermana, que junto con su marido, José Ramón Zapico, ha pasado meses recomponiendo la colección personal del creador. «Hemos ordenado, archivado, fotografiado y realizado fichas de todas y cada una de las obras que quedaron en su estudio», cuenta a sabiendas de que el siguiente paso para recordar como se merece a su hermano, el pintor de fábulas y realidades metafísicas que se fue con 64 años, es la edición de un catálogo razonado con todo su legado. El que no salió de casa y el que ocupa paredes en toda Asturias y fuera de ella.

Muestra antológica y publicación son los retos de la familia, que aún espera respuesta del Ayuntamiento, con cuya responsable de Cultura, Monserrat López, se reunieron poco después del fallecimiento de Pico y a la que «le pareció una buena idea el proyecto».

De hecho, pronto lo puso en manos de la directora de la Fundación Municipal de Cultura, Raquel Huergo. Pero, de momento, los trámites parecen estar algo parados. Lo único que se sabe es que nada se hará este año.

El Evaristo Valle ya se benefició de la generosidad de los herederos

Y mientras la respuesta que podría culminar en la esperada donación al Museo Jovellanos llega, los herederos del pintor ya han legado dos pinturas al Museo Evaristo Valle. En su sala de exposiciones colgaba su espléndido sentido del color y de la magia, los viajes, el humor y una suerte de melancolía poética cuando le llegó la muerte. Esta tarde se recordará ese trágico instante, a las siete y media, en la capilla de la Resurrección, donde se celebró su funeral en 2017 y hoy su aniversario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos