Un gigante del arte huérfano de visitantes

Laboral Centro de Arte oferta tres exposiciones de acceso gratuito hasta el próximo 31 de agosto | Está abierto de miércoles a sábado, de 11 a 19 horas, y volverá a cerrar sus puertas en septiembre para renovar contenidos de cara al otoño

Un rincón de la exposición ‘Los monstruos de la máquina’.
Un rincón de la exposición ‘Los monstruos de la máquina’. / Daniel Mora
LAURA SAIZ

Dicen del arte que su misión principal es provocar sentimientos y que es indiferente si son positivos o negativos. Sin embargo, es muy difícil que algo te evoque emociones si no lo tienes delante. Y lo cierto es que, mientras que multitud de personas se pasean por las zonas más turísticas de Gijón y disfrutan de la Semana Grande, a las afueras de la ciudad, Laboral Centro de Arte espera visitantes este verano, con sus puertas abiertas. Y no metafóricamente, puesto que la entrada es gratuita. Son tres las exposiciones instaladas hasta el próximo 31 de agosto en este inmenso espacio de unos 14.000 metros cuadrados. Por la mañana, apenas cuatro o cinco personas se cruzaban en las enormes salas. Por la tarde, la encargada de acompañar al público en la visita guiada programada para ayer abre paso a un exiguo grupo de siete personas que han decidido pasar viendo arte contemporáneo un miércoles en el que el sol luchaba por abrirse paso entre las nubes.

Destaca entre las exposiciones ‘Los monstruos de la máquina’, un trabajo conjunto de 17 artistas que reflejan en sus piezas quiénes son los nuevos monstruos de la vida cotidiana y que nada tienen que ver con el del doctor Frankenstein, aquel ser compuesto por distintas partes de cuerpos muertos que ideó Mary Shelley y que tantas veces fue llevado al cine. Los prejuicios y el abuso tecnológico son el hilo conductor de esta muestra, donde destaca un montón de basura tecnológica que envuelve a dos replicantes humanos que han quedado obsoletos y en la que los visitantes pueden interactuar con algunas piezas como con ‘Help me know the truth’ (‘Ayúdame a saber la verdad’). Los más atrevidos se pueden hacer un ‘selfi’ por el que, más tarde, serán juzgados.

Un visitante, ante los algoritmos de Lorenzo Sandoval. / D. M.

En otra sala, Lorenzo Sandoval y su ‘Shadow Writing’ cautivan con una serie de composiciones a base de metacrilato, madera y espuma que conforman algo más que simples esculturas. El artista que participa en el programa de residencia y apoyo que ofrece la Laboral para desarrollar este tipo de creaciones ofrece el resultado de sus muchas investigaciones sobre la computación y sus orígenes. Sarai Suárez, una de las visitantes, explicaba que le «sorprendió muchísimo que se apueste por el talento con las residencias», una idea que le parece «genial». Por último se puede ver también ‘Aeyron’ , una plataforma que representa mediante colores y sonidos a Asturias. Pero hacerlo estos días, lejos de suponer aglomeraciones, permite un relajado paseo casi en solitario por las instalaciones de Cabueñes.

Todo ello puede visitarse de miércoles a sábado, de 11 a 19 horas, hasta finales de mes, porque en septiembre Laboral Centro de Arte, un gigante creativo huérfano de visitantes, volverá a cerrar sus puertas para renovar sus contenidos de cara al otoño. Sea por lo que sea, el verano no le sienta bien.

Fotos

Vídeos