Gijón recupera 'El Pelayo' de Jovellanos

Gijón recupera 'El Pelayo' de Jovellanos
El ejemplar hasta ahora desconocido de 'El Pelayo', adquirido por el Ayuntamiento de Gijón.

El Ayuntamiento adquiere un manuscrito de la obra teatral, que apareció en una librería de viejo en Madrid

Paché Merayo
PACHÉ MERAYOGijón

Cuenta Céan Bermudez en 'Memorias para la vida del Excmo. Señor D. Gaspar Melchor de Jovellanos' (1814) que un buen día llegó a sus manos un texto titulado 'Munuza', en cuyas páginas reconoció casi inmediatamente una obra de teatro de puño y letra del ilustrado, 'El Pelayo', escrita en 1769. La obra, ambientada en Gijón, relato del momento en que los musulmanes controlan la ciudad, acaba de volver a la casa natal de su autor gracias a una adquisición del Ayuntamiento de Gijón y la mediación de la historiadora de la Universidad de Oviedo Elena de Lorenzo, directora del Instituto Feijoo de Estudios del siglo XVIII. Este regreso culmina tras dos siglos de malos entendidos sobre los que empezó a arrojar luz el mencionado biógrafo de Jovellanos, crítico de arte, coleccionista e historiador, además de su amigo personal, precisamente cuando le dan a leer aquel 'Munuza'.

Elena de Lorenzo presenta mañana el fruto de sus investigaciones en el Museo Jovellanos

Conocía Ceán Bermúdez la vida y obra del prócer y no le costó ver su mano en ese engañoso título, cuya protagonista femenina también había mutado el nombre. Se llamaba Ormesinda en lugar de Dosinda, a la que refería el gijonés en su obra original. «Aunque con mil variaciones en los versos», no hay duda, escribe, es la obra de su amigo. Además, apunta que en la publicación «no se señala el autor, el pueblo, la oficina, ni el año en que se imprimió, lo que manifiesta haber sido editada subrepticiamente». Recuerda también que en la fecha de impresión, 1792, que también fue la de su estreno, Jovellanos ya no estaba en Madrid y «quien hizo estas mudanzas sin contar con él ausente intentó engañar a los que no la habían leído antes de imprimirla, haciéndola pasar por otra distinta».

Pero eso no es todo. Se sabe por el historiador René Andioc que los redactores de la Cartelera teatral madrileña del siglo XVIII localizaron a «quien cobró los 25 doblones, o 1.500 reales que se pagaban entonces por una tragedia o una comedia de teatro original». Y en el caso de 'Munuza' ese no fue, «por supuesto», Jovellanos, «sino, curiosamente, el entonces ya célebre Comella» (Luciano Francisco Comella). De tal hecho hay recibo firmado y fechado por el dramaturgo catalán el mismo día de su estreno en la capital (8 de octubre de 1792). Tal documento, narra ahora Elena de Lorenzo, se incorpora al conocimiento en 2002. «Hasta entonces se sabía de las dos versiones, pero no había certeza de que la segunda no fuera fruto de las correcciones que hiciera Jovellanos». Se tenía la creencia, atendiendo al texto de Ceán Bermúdez, «pero la prueba llega con el recibo de Comella». Y ahí no se queda la lista de malos entendidos y confusiones.

Hasta 2002 se creía que la obra 'Munuza' era un texto corregido. Ahora se sabe que era plagio

El profesor José Caso funde esos dos títulos en uno en su biografía del prohombre ('Pelayo y la muerte de Munuza') y por si esto fuera poco, la Biblioteca Nacional de España, donde se conservaba el que se creía, hasta hoy, único ejemplar original de la pieza teatral de Jovellanos, lo registra en su catálogo como «'El Pelayo', de Quintana». Es nuevamente René Andioc quien se da cuenta de que ese estilo es el del gijonés y a su estudio se debe la posterior rectificación de la autoría.

Con toda esa información fruto de años de investigación, llega a conocimiento de la Universidad que en una librería de viejo de Madrid se ha localizado una nueva copia manuscrita de esta pieza, que sigue los preceptos románticos. La duda de entonces (¿será 'El Pelayo' o 'Munuza'?) se salvó nada más contemplarla. «Es el original. Es el de Jovellanos». Así lo pudo confirmar De Lorenzo, que puso en contacto al Ayuntamiento de Gijón con el establecimiento madrileño. El encuentro culminó con la obra regresando a su casa, al Museo Jovellanos. Mañana mismo, la historiadora hablará sobre ella en ese mismo lugar, a las siete de la tarde.

El Pelayo / El Munuza

Original.
Jovellanos escribió en 1769 su primera dramaturgia, un texto titulado ‘El Pelayo’. Tragedia en cinco actos que ya en 1773 tenía lista para su estreno.
Plagio.
Luciano Francisco Comella estrena una obra de contenido idéntico y nuevo título, ‘Munuza’. Es ‘El Pelayo’ con unas variaciones en los versos y en el nombre de protagonista femenina.
Estreno.
Jovellanos había puesto en escena en 1782 la pieza con unos aficionados gijoneses, pero no quiso ir más allá. En 1792 la compañía Martínez la estrena profesionalmente, sin éxito, en el coliseo Príncipe, de Madrid. Comella cobra por ella 1.500 reales. La publicación se vende a dos reales.
Recuperación.
Elena de Lorenzo presenta mañana en el Museo Jovellanos la obra original. Un ejemplar localizado en una librería de viejo de Madrid. La Biblioteca Nacional tiene otro manuscrito, pero catalogado como de Quintana y no de Jovellanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos