«El Guernica es autobiográfico»

José María Juarranz./
José María Juarranz.

El historiador José María Juarranz sostiene que «Picasso era el más apolítico de los hombres» y que no buscaba una denuncia de la barbarie militar con el cuadro

D. CHIAPPE MADRID.

Frente al 'Guernica', cualquier visitante del Museo Reina Sofía escuchará del guía que Picasso se posicionó, al pintar ese lienzo, en contra de los sublevados de la Guerra Civil, por dos razones: una, la matanza de gente que bien podría haber sido su propia familia y, dos, la inadmisible intervención extranjera. De este giro, dice la historia oficial, salió este óleo sobre la devastación que causó el ataque de la aviación alemana en la localidad vasca.

Sin embargo, en contra del consenso general, el historiador José María Juarranz de la Fuente sostiene en una tesis «cuanto menos curiosa», como reconoce él mismo, que aquella pintura expuesta en la Exposición Internacional de París, en 1937, no tiene pretensiones políticas ni denuncia la barbarie militar. «Picasso era el más apolítico de los hombres», mantiene en la presentación de su libro 'Guernica. La obra maestra desconocida'. «Es un autorretrato, porque el toro es él mismo, y aparecen también Olga, de quien se estaba divorciando, y Marie Thérèse, con quien quería casarse. Pinta el cuadro en los años que él consideraba los peores de su vida por estas circunstancias».

Basado en el análisis de cada figura que aparece en el lienzo y sus estudios (bocetos, postcriptos y escultura), comparándolas con obra anterior, Juarranz afirma que «el título es un trampantojo que enmascara» la obra: «Demuestro que el cuadro no tiene nada que ver, en su concepción, con el bombardeo». Construye su tesis en una frase atribuida a Picasso durante una entrevista. «Él dijo que pintaba como otras personas escribían su autobiografía», sostiene Juarranz.

El autor aborda cada figura del cuadro. Empieza con el toro y sigue con el caballo. «Confesó que así representaba a las mujeres de su vida. Aquí está con forma fálica y lengua afilada. Es Olga, a quien comenzó representándola en posiciones amorosas hasta 1927, cuando la relación se deterioró. En un dibujo aparece el toro devorando al caballo».

En el extremo, la mujer con el niño es Marie Thérèse y su hija Maya y, en el centro, la mujer con la lámpara es su madre. De esta manera, Juarranz se esfuerza por despojar al Guernica de simbolismo antibelicista para convertirlo en un emblema de la prensa del corazón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos