Irma Álvarez-Laviada se une a los 'Itinerarios XXIV' de la Fundación Botín de Santander

Irma Álvarez-Laviada. / A. FLÓREZ
Irma Álvarez-Laviada. / A. FLÓREZ

REDACCIÓN GIJÓN.

El Centro Botín arranca su programación de 2018 con la muestra 'Itinerarios XXIV', que, del 13 de marzo al 3 de junio, reúne el trabajo de ocho artistas que fueron seleccionados en la XXIV Convocatoria de Becas de Artes Plásticas de la Fundación Botín, una selección que fue realizada entre un total de 703 solicitudes de 53 países diferentes. Entre los elegidos, Irma Álvarez-Laviada (Gijón, 1978). La asturiana centra su proyecto multidisciplinar en la obsesión por la materia y la concepción de la reversibilidad del tiempo en relación a las dinámicas de apropiación de las obras.

Para el proyecto 'Reversibilidad y utopía', Irma Álvarez-Laviada realizó una residencia artística en el Instituto del Patrimonio Cultural de España, registrando el proceso de restauración del Ecce Homo de Jusepe de Ribera. Los conservadores del Museo, armados con microscopios, bisturís y productos químicos, eliminaron todo lo que 'no es Ribera' del lienzo, afectando a la unidad de la obra. A través de una serie de obras de vídeo, fotografía e instalación creadas para este proceso, la artista ha generado una serie de piezas que dan una forma visual a la captura, catalogación y borrado de información y, como consecuencia, articulan «la incompletitud de las obras de arte», según declara.

En el vídeo loop 'Descomposición del Aura: Ribera de seis pantallas', se muestran las manos del conservador enfundadas en guantes de látex azules y ocupadas en tal agresivo proceso. Los residuos -añadidos capa a capa- van desde el gris parduzco hasta el color tierra o los tonos azulados, y se presentan dentro de urnas en la sala expositiva, recordándonos que previamente estos materiales añadidos se contemplaron por el espectador como parte 'original' del Ribera.

Asimismo, Álvarez-Laviada presenta doce fotografías digitales resultantes del análisis químico de elementos del Ecce Homo. Capturadas con cámaras conectadas al microscopio, estas imágenes abstractas de colores vibrantes evocan una representación atomizada de la obra, en la que la composición del original esta formada por miles de obras nuevas.

Elena Bajo (Madrid, 1976), Josu Bilbao (Bermeo, Vizcaya, 1978), Felipe Dulzaides (La Habana, Cuba, 1965), Rafa Munárriz (Tudela, Navarra, 1990), Alex Reynolds (Bilbao, 1978), Leonor Serrano Rivas (Málaga, 1986) y Pep Vidal (Tarrasa, 1980) son el resto de artistas incluidos en la muestra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos